9 DE DICIEMBRE: DIA NACIONAL CONTRA LA
CORRUPCIÓN

Carlos J. Sarmiento Sosa
            La problemática de la corrupción afecta a todas las
sociedades y, desde hace años, las instituciones internacionales, así como
organizaciones privadas (ong´s) vienen investigando al respecto y llevando una
lucha clara contra ese flagelo que, lejos de reducirse pareciera que se
multiplica como monstruo de mil cabezas en todos los países, al punto de que se
llevan estadísticas para difundir desde el país menos corrupto hasta aquellos
que tienen los deshonrosos primeros puestas en la clasificación.
            En el caso de las
Américas, está vigente la CONVENCIÓN INTERAMERICANA CONTRA LA CORRUPCIÓN de
la ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS (OEA)
, suscrita en Caracas en la
última década del siglo XX, bajo la ya lejana presidencia del doctor Rafael
Caldera, quien fue uno de sus entusiastas propulsores; y la OEA, en
ejecución de la Convención, cuenta con  el Mecanismo de
Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana Contra la
Corrupción,- MESICIC– que
analiza la ejecución de la Convención por los Estados miembros y formula
recomendaciones sobre las áreas que se consideran que requieren desarrollos
adicionales. A este mecanismo nos referimos en una anterior publicación de AIPOP, con motivo de la Vigésima
Reunión del Comité de Expertos del MESICIC,
que tuvo lugar durante la semana del 10 al 14 de septiembre de 2012.
            En este sentido los avances en la
consolidación del mecanismo son dignos de destacarse, en particular la
realización de visitas de funcionarios de la OEA para recabar información directamente en los países; y en 2012,
se han llevado a cabo exitosamente visitas in
situ
a El Salvador, México, Bolivia, Paraguay, Perú, Costa Rica, Argentina,
Trinidad y Tobago, y Honduras permitiendo constatar la manera como están
cumpliendo sus funciones los órganos de control superior (tales como
contralorías, fiscalías y poderes judiciales) contando para ello con la participación
de las autoridades competentes y de organizaciones de la sociedad civil, del
sector privado, de asociaciones profesionales y de académicos e investigadores.
            La lucha contra esta descomposición
es un reto que los países deben enfrentar en forma renovada cada día, y no
bastan discursos retóricos ni buenos deseos, sino que, con voluntad, debe comenzar
el rescate de valores como la honestidad a través de la educación y la
formación de maestros y, por supuesto, cimentando las bases de los hogares.
            Como un refuerzo de esa actitud de impulso hacia la transparencia para
sobreponerse a la corrupción, la OEA ha instituido el 9 de diciembre
como el DIA INTERNACIONAL CONTRA LA CORRUPCION que cada país americano
debería celebrar con la suntuosidad que merece.

Deja un comentario