A George R. (“Rocky”) Harper, Consejero y ex Presidente de la FIAA/IABA, excelente amigo de las lides gremiales interamericanas, sincera y extraordinaria persona.  

In memoriam.

Con frecuencia se escucha esa frase entre muchos venezolanos aludiendo de alguna manera aquello de que todo tiempo pasado fue  mejor; pero resulta que el tema es más complicado, por lo menos como lo expresan dos conocidos expertos en materia económica en un estudio realizado por ellos acerca del tiempo que tomaría a Venezuela recuperarse de la debacle económica a la que la ha llevado la economía dirigida en su guerra económica contra el libre mercado .

Luego de una serie de consideraciones de carácter técnico y de complicados cuadros y gráficos, los economistas en su estudio obtienen dos conclusiones:

La primera, es que el petróleo se le ha ido quedando pequeño a Venezuela, por lo que es necesario repensar el país y nuestra visión del desarrollo, y orientar nuestros esfuerzos a crear una economía no petrolera diversificada y próspera, capaz de generar empleos productivos.

La segunda, es que sus cálculos parten del supuesto de que Venezuela corrige el rumbo a partir de hoy, e implementa un programa de reformas capaz de mantenerse en el tiempo. Ambos supuestos tienen dos implicaciones trascendentes. La primera subraya la urgencia de detener el deterioro. Mientras más tiempo transcurra y más capacidad productiva y conocimiento sea destruido, más cuesta arriba será la recuperación. La segunda resalta la importancia de generar consensos sociales alrededor de la política económica y social, que hagan posible no sólo la adopción del programa de reformas, sino también maximicen la probabilidad de que tenga continuidad en el tiempo.Esto es esencial, toda vez que los horizontes de recuperación más ambiciosos que han delineado ocurrirán durante varios períodos presidenciales.

Como se observa, se trata de una tarea que se podría calificar de titánica, o sea, propia de titanes, pues se trataría de crear una economía no petrolera cuando en la actualidad ha desaparecido el aparato productivo y, además, poner fin de inmediato al deterioro y adoptar un programa de reformas consensuado, lo que podría llevar a una recuperación durante varios períodos presidenciales!!!.

Finalizan los expertos con una referencia trágica a la falacia que envuelve “el que antes éramos felices y no lo sabíamos”; y es que ellos demuestran que las erradas políticas del pasado, entre 1978 y 1998, aun existiendo alternabilidad en el poder, medios de comunicación libres, bajos índices de criminalidad, y la propiedad privada no estaba amenazada, se produjo una caída en el ingreso por habitante de 22%, que duplicó los índices de informalidad, pobreza y pobreza extrema, por lo que hacen una afirmación lapidaria, sobre todo para quienes en el campo político piensan o creen que, para salir del atolladero, basta con volver a las prácticas del pasado:

 “Pensar en ese país (léase: el de los últimos 20 años del s. XX, advierte este escribidor) como objetivo produce una suerte de referencia circular, porque fue precisamente en ese país donde se crearon las condiciones económicas y sociales que engendraron al chavismo”.

O lo que es lo mismo, aquellos polvos trajeron estos lodos.

 

Deja un comentario