Que la lengua sea el castigo del cuerpo significa que, en ocasiones, se dicen palabras o se expresan pensamientos de los que luego las personas se lamentan de haberlo hecho.  Ese es el caso de la expresidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien aspira a ser senadora en el Congreso de su país.

CFK -la misma que ahora ha declarado que en Venezuela no hay estado de derecho (http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-41275361)- antes de ser la primera mandataria de su país fue senadora y, desde su curul, se oponía en 2001 a que el exgobernador Raúl Romero Feris ocupara su escaño, porque en su contra pesaban16 procesamientos firmes y dos condenas. Decía CFK:

Incorporar a un ciudadano con múltiples procesos, (judiciales) todos ellos con motivo del ejercicio de la función pública [ … ] acarrearía un escándalo difícil de superar y podría herir de muerte las posibilidades de reconciliar esta institución con la sociedad”.

Resulta que contra la aspirante a senadora cursan distintos enjuiciamientos, resaltando primeramente la investigación por su supuesta participación en el asesinato del fiscal Alberto Nisman,  así como otro proceso en el que se la acusa de “Traición a la patria”, sin olvidar que buena parte de su Gobierno y su familia -hijos, Máximo y Florencia-, cuyos bienes han sido embargados. Su vicepresidente, Amado Boudou, el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, y Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete, entre otros, desfilan por los juzgados con denuncias que sorprenden hasta al Código Penal.  

Además de las causas mencionadas, a CFK se la acusa de lavado de activos, fraude en documento público, corrupción y un largo etcétera donde fiscales y jueces aprecian que utilizó sus hoteles para cometer esos delitos, como públicamente se comenta en la Argentina.

Ante este panorama, y si CFK insiste en su postulación parlamentaria, habría que recordarle sus palabras y aplicarle el refrán que encabeza esta reflexión, pidiéndole que renuncie a sus pretensiones y se retire a planificar su defensa en los numerosos juicios iniciados y por iniciar en su contra.

 Imagen  tomada de Google. 

Deja un comentario