Amables lectores:

Reflexiones al filo de la Navidad 2012 fue la primera publicación correspondiente a la serie que, desde entonces, han aparecido ininterrumpidamente desde enero de 2013 hasta diciembre de 2017, lo que hace un ciclo de cuatro años en los cuales este escribidor ha reflexionado sobre distintos temas nacionales e internacionales que él ha considerado de interés para los amables lectores.

Pues bien, decía Heráclito que «ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos»; y consciente de la certeza de la afirmación del filósofo griego, este escribidor ha considerado necesario modificar el título de las Reflexiones y su oportunidad de publicación debido precisamente a que, desde aquel lejano 2013 hasta ahora ha habido importantes cambios en el mundo como, por ejemplo, en los gobernantes de muchas naciones, entre ellas Venezuela, en los adelantos científicos y tecnológicos, en las condiciones políticas, morales y sociales de los distintos pueblos del mundo; y, partiendo de allí, de ahora en adelante las Reflexiones aparecerán tituladas como «Reflexiones de un escribidor» y publicadas una vez al mes para, de esta manera, facilitar la lectura de las mismas, que son una mínima expresión dentro de todo ese enorme flujo de información  y de noticias que fluye de Internet y de las redes sociales.

Gracias a los amables lectores que han tenido la paciencia de leer las Reflexiones; e igual agradecimiento a aquellos otros -también corteses, por supuesto- que si bien no las han leído, han padecido el sufrimiento de tener que borrarlas de la bandeja de entrada de sus ordenadores.

 


El gremio de abogados y la defensa del Estado de Derecho.

El nuevo Presidente de USA dictó un cuestionado acto administrativo restringiendo el acceso a la Unión Americana de ciudadanos de ciertos países de mayoría musulmana; y de seguidas un juez decidió suspender los efectos de la decisión presidencial, a lo que el huésped  de la Casa Blanca respondió  con un violento tuit en el que calificaba de ridícula la orden de un “llamado” juez.

Como era de esperarse, la discusión se extendió por todo el orbe y originó alteraciones del orden público en distintas ciudades de USA, así como expresiones de rechazo a las afirmaciones del Presidente y de respaldo al juez, al punto que otros jueces se pronunciaron contra el acto presidencial e, incluso, prácticamente quedó anulado, lo que aparentemente ha obligado a la Casa Blanca a estudiar vías alternas a su proyecto de limitación de ingreso a USA.

Dentro de las opiniones, vale resaltar las palabras de Linda Klein, Presidente de la Asociación Americana de Abogados (ABA) durante una reunión gremial en Miami, quien, sin retórica ni temor al poder expresó a los medios:

«Déjenme decirles cuál es la frontera más importante: es nuestra Constitución y el estado de derecho que encarna  [ … ] Nosotros, como abogados, somos llamados a protegerlo. No nos equivoquemos: los ataques personales contra los jueces son ataques a nuestra Constitución [ … ] No hay jueces ‘llamados’ en Estados Unidos [ … ] Hay
 implemente jueces, justos e imparciales, y debemos mantenerlo de esa manera
«.

De esta manera, quedó claramente establecido por la máxima representación del gremio de abogados americanos la obligación de los profesionales del derecho proteger el Estado de Derecho en el que la separación de poderes a través de jueces justos e imparciales es la demostración determinante de la existencia de ese Estado de Derecho.

La abogada Klein reiteró el papel de la ABA para mantener a los jueces independientes y libres de presiones políticas, incluida la presión «[ … ] del propio presidente de los Estados
Unidos
«, añadiendo que seguirán examinando a cada candidato de la Corte Federal que sea propuesto con el fin de apoyar la selección de jueces bien calificados, sentenciando tajantemente:

Seamos claros: la independencia del poder judicial no está a la altura de la negociación”.

En cuanto a la función del abogado, y esta afirmación es muy importante porque usted, amigo lector, no está libre de toparse, cuando menos se lo imagine,  con empíricos leguleyos capeados de toga y birrete que hasta usurpan las funciones de magistrados, dijo Klein:

«Como abogados, somos entrenados para ser pensadores y líderes  [ … ] Así que los abogados, vamos a liderar, vamos a liderar promoviendo y protegiendo el imperio de la ley«.

Las declaraciones de la abogada Klein no deben caer en saco roto. Son las expresiones más genuinas de una letrada que tiene consciencia de lo que significa ser abogado y del papel que le corresponde dentro de la sociedad y sus palabras deberían ser asumidas por los abogados venezolanos y especialmente por sus Colegios de Abogados, rescatando la misión que corresponde a esas entidades y mostrarse ante a la arbitrariedad con la misma entereza como lo ha hecho la ABA frente al Presidente más poderoso del mundo; y ello es posible porque, de acuerdo a la Constitución de 1999, los abogados forman parte del sistema de justicia y, como tales, están en la obligación de defender la carta fundamental, aparte de que ésta, a tenor de lo dispuesto en el artículo 333, ésta nunca perderá su vigencia aun si dejara de ser observada por un acto de fuerza o fuera derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella, como las torticeras e ilegítimas sentencias de la SC-TSJ mutando y mutilando la Constitución de 1999 porque juraron defender la constitución y las leyes, e investidos o no de autoridad, tienen el deber de colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución de 1999.

Deja un comentario