A Aureliano Herrera Marcano, brillante abogado y mejor amigo, quien me facilitó la oportunidad de nutrirme en su insondable sapiencia jurídica, aprendida por él en el estudio del derecho y en una experiencia de vida, cual digno discípulo de san Ivo. Como en su tránsito por la tierra, se fue calladamente. In memoriam.

Reflexiones de Noviembre de 2018

El Congreso de los Diputados, de España, recientemente y a instancia de algunas formaciones políticas y con la abstención de los filo socialistas y los podemitas mentores del chavismo-madurismo, ha calificado a Nicolás Maduro como «dictador» quien, al tener conocimiento de la información, no solo mostró su enojo a través de las pantallas, sino que agredió a los legisladores españoles calificándoles de “ridículos[1].

Los políticos, cuando son expertos y no oportunistas, pueden dar sus calificaciones acerca de determinado sistema de gobierno y afirmar si encaja dentro de una u otra tendencia, es decir, la democracia o la dictadura; pero cuando toca hablar a los simples ciudadanos es preciso contar con herramientas adecuadas que, al aplicarlas, den un resultado bastante acertado y sin equivocaciones y, en el caso venezolano, si se desea saber quién tiene la razón -si el ofendido mandatario o los diputados hispanos- basta acudir al “test” de democracia[2], el cual ha identificado ciertas conductas claramente dictatoriales. Veamos.

  1. La utilización del poder público para silenciar, acosar o interrumpir la libre asociación y las actividades de la oposición política, de los sindicatos, de las minorías y de la sociedad civil en oposición.
  2. La utilización del poder público para silenciar, acosar o interrumpir la libre asociación y las actividades de la prensa.
  3. La utilización del poder público para implementar políticas que restringen los derechos humanos.
  4. La utilización del poder público para implementar un partido único.
  5. La violación de la integridad de las instituciones centrales de la democracia, desequilibrando los frenos y contrapesos propios de la separación e independencia de los poderes públicos.
  6. El nombramiento o destitución arbitraria, inconstitucional o ilegal de miembros del Poder Judicial u órganos electorales; o la gradual toma del Poder Judicial y otros órganos de control del ejercicio del poder público, con la finalidad de que éstos validen las acciones inconstitucionales.
  7. La terminación arbitraria, inconstitucional o ilegal del mandato de cualquier funcionario democráticamente electo, perpetrada por otro funcionario electo o no electo de alguna agencia gubernamental.
  8. La interferencia en las deliberaciones del Poder Judicial u órganos electorales.
  9. El abuso de poderes constitucionales para reformar la Constitución a través de medios no previstos en ella, o con la finalidad de extender esos poderes de manera temporal o sustancial.
  10. La omisión de llevar a cabo elecciones periódicas, el irrespeto a los resultados electorales o la realización de elecciones incumpliendo los estándares internacionales.
  11. El uso injustificado de los estados de emergencia.
  12. La interferencia por parte de funcionarios no electos, como oficiales militares, en la jurisdicción de funcionarios electos.
  13. Una crisis civil-militar para simular la amenaza potencial de un golpe de Estado.

Si usted, amigo lector, desea comprobarlo, tómese unos minutos, haga el test y, cuando tenga el resultado, sin temor a equivocarse podrá emitir una una opinión sobre el sistema de gobierno que encabeza Maduro.

Este escribidor lo hizo y no quedó sorprendido del resultado porque, como abogado al fin, los indicios le indicaban qué tipo de gobierno es el instaurado inconstitucionalmente en Venezuela.

[1] EFE COPE. Maduro critica a España por la resolución del Congreso contra su gobierno. Disponible en: https://www.cope.es/actualidad/internacional/noticias/maduro-critica-congreso-por-resolucion-contra-gobierno-20181101_286043. Consultado en 12 de noviembre de 2018.

[2] Véase: Carlos J. Sarmiento Sosa. El test de democracia. Diario El Universal. http://www.eluniversal.com/opinion/140424/el-test-de-democracia. Consultado en 10NOV2016.

Deja un comentario