No
No hay bandera que valga un sólo muerto.
No hay fe que se sujete con el crimen.
No hay dios que se merezca un sacrificio.
No hay patria que se gane con mentiras.
No hay futuro que viva sobre el miedo.
No hay tradición que ampare la ignominia.
No hay honor que se lave con la sangre.
No hay razón que requiera la miseria.
No hay paz que se alimente de venganza.
No hay progreso que exija la injusticia.
No hay voz que justifique una mordaza.
No hay justicia que llegue de una herida.
No hay libertad que nazca en la vergüenza.  
 
Enrique García Trinidad 
 
Las reflexiones del mes de julio incluían una titulada UNAMUNO EN SALMANTICA  en la cual se reproducían las célebres palabras dirigidas por el eminente Rector de la Universidad de Salamanca, don Miguel de Unamuno, al famoso general José Millán-Astray; y concluía en que con toda seguridad la fuerza bruta se impone sobre pacíficos ciudadanos cuando aquella los reprimen, pero no los convencen al carecer de razón y de derecho en la lucha.
 
Quod natura non dat, Salmantica non præstat” (Lo que la naturaleza no da, Salamanca no [lo] otorga), es un proverbio latino que significa que una universidad no puede darle a nadie lo que le negó la naturaleza. De este modo, ni la inteligencia, ni la memoria ni la capacidad de aprendizaje son cosas que una universidad pueda ofrecer a sus alumnos; pero al tratar sobre la fuerza bruta, el proverbio es plenamente aplicable porque la naturaleza no le ha dado a la persona lo que la universidad no puede dar.
 
 

Deja un comentario