Reflexiones de Septiembre de 2018

Ricardo Haussman[1] ha hecho una evaluación de la situación venezolana y ha detallado que realmente es el momento de mayor deterioro de la historia de América Latina, de tal magnitud que requiere de un plan de rescate que tiene que pasar por un cambio de régimen porque no ve cómo una dictadura pueda hacer nada que sea creíble para la población, para los agentes económicos que tienen que creer en la recuperación y para la comunidad internacional, por lo que debe “reempoderarse” a la sociedad con los derechos económicos más elementales, como el derecho a la propiedad, a adquirir divisas en el mercado, a fijar precios según la oferta y la demanda, en fin, a volver a dejar que funcionen los mecanismos de mercado para que las necesidades de unos se conviertan en las oportunidades de ingreso de los que estén dispuestos a suplir esas necesidades. Es necesario acabar con la escasez de divisas y resolver el sobre-endeudamiento de la economía: Venezuela es el país con la relación deuda externa pública a exportaciones más alta del mundo por amplio margen, pues el gobierno usó el período del boom petrolero para endeudarse en vez de ahorrar y ahora producimos 1/3 del petróleo que Venezuela producía cuando Chávez llegó al poder. Además, se necesitará una fuerte inyección de divisas para financiar la importación de materias primas, insumos intermedios, repuestos y medicinas para impulsar el sistema productivo y el de salud.

Haussman considera que es necesario un plan que implique una recuperación de los niveles de vida desde el primer día. Para ello, es imprescindible una moratoria y una renegociación de la deuda pública externa con un recorte (haircut) que va a tener que ser muy grande. Además, necesitaremos donaciones, especialmente en los 2 primeros años por montos que deberán estar en el entorno de US$ 20.000 millones. Y finalmente un programa de financiamiento internacional liderado por el FMI de unos US$ 60.000 millones en los primeros 3 años. Tendremos que tener una reestructuración muy profunda del sector petrolero que en este momento se encuentra totalmente quebrado tanto financiera como operativamente.

No pretende este escribidor discutir de materia económica y menos con Haussman cuando sus recomendaciones parecen ser acertadas, aparte de necesarias, si lo que se quiere es cumplir la ciclópea tarea de enrumbar a Venezuela hacia mejores derroteros cuando la crisis humanitaria generada por la represión de la población y la mala gestión de la economía continúa extendiéndose[2]. Lo que se quiere insistir es que, ante este estado de emergencia que se observa  como una  mega crisis que exponencialmente se profundiza cada día aunque sea  invisible para Maduro y su entorno, las propuestas de Haussman  son parte de otras que deben incorporarse de manera inmediata a un proyecto que determine el país que se desea: un país de primer mundo o una república bananera[3].


Referencias:

[1] Véase: ENTREVISTA: Se necesitan montos récord para eventual «plan rescate» a Venezuela. EL PAIS. Disponible en: https://www.elpais.com.uy/economia-y-mercado/necesitan-montos-record-eventual-plan-rescate-venezuela.html. Consultado en 20 de agosto de 2018.

[2] Véase: Editorial Bloomberg: El quiebre de Venezuela se está acelerando. Lapatilla.com. Disponible en https://www.lapatilla.com/2018/08/20/editorial-bloomberg-el-quiebre-de-venezuela-se-esta-acelerando/ . Consultado en 20 de agosto de 2018.

[3] Véase: Carlos J. Sarmiento Sosa. Gobernar bien para cerrarle la puerta al populismo. REFLEXIONES A AGOSTO 2018. Disponible en: www.carlosjsarmientososa.com. Véase: Carlos J. Sarmiento Sosa. BASTA YA: OBJETIVO PAIS!. REFLEXIONES A PRIMEROS DE FEBRERO 2014.  En: REFLEXIONES 2012-2014. www.amazon.com. Véase: Carlos J. Sarmiento Sosa. REFLEXIONES PARA UN IMAGINARIO AMIGO OFICIALISTA. En (REFLEXIONES A PRIMEROS DE JUNIO 2013.  En www.carlosjsarmientososa.com.

Deja un comentario