El psicólogo César Augusto Landaeta Hurtado hizo público a través de Facebook un pensamiento: Quienes manipulan la incertidumbre olvidan que la mente humana quiere  conceptos claros. Si no, comienza a cansarse y pierde interés.

Pues resulta que el eminente analizador de mentes está en lo correcto porque cuando alguien está a la espera de un acontecimiento futuro, sigue con interés el curso del mismo así como las noticias e informaciones relacionadas y, cada día, va alimentando su imaginación, manteniéndola activa mediante el intercambio de reportes o datos con terceros e, incluso, cayendo en manos de las redes sociales y sus miles de noticias, ciertos o no, para fantasear con esa esperanza.

Pero si todo eso se va desvaneciendo, ese soñador va perdiendo interés y lo atrapa la incertidumbre, con lo cual se cumple la sentencia de César: comienza a cansarse y pierde interés.

Sin embargo, pese a ese estado de desconcierto, el eventual acontecimiento está latente, sigue perdido en las nebulosas, imperceptible, por lo que el soñador, aun desinteresado, sabe que el hecho llegará algún día…pero subrepticiamente; y el día en que acontezca, el soñador se habrá olvidado de la botella de champán que con tanta pasión tenía en el congelador reservada para el evento.

Así funciona la mente humana, don César?. 

Deja un comentario