¿Qué son Estados Forajidos?

Como recientemente un ministro ha dicho públicamente que “quieren señalar a Venezuela de Estado forajido” sin indicar las razones para esa imputación, este escribidor, en su labor de difusión de conocimientos, retomó la “Teoría de la justicia”, de John Rawls (1921-1992), profesor en la prestigiosa Harvard University, en el que el autor expresa que Estados forajidos son aquellos gobernados por grupos e individuos que no respetan los derechos humanos, convierten el derecho en una farsa, y sustituyen las normas éticas de la convivencia social con un comportamiento propio de bandidos, no de personas civilizadas y mucho menos de estadistas.

A partir de la definición del filósofo norteamericano, se han dado distintas proposiciones, de fácil localización en la red, y una de ellas es la de Fernando Facchin B. (Los Estados forajidos. impactocnac.com), quien los identifica como aquellos que tienen gobiernos fracasados, que permiten la violación de los DDHH al igual que la violación del imperio de la ley y son incapaces de sostener el orden legal interno, de suministrar eficientes servicios públicos, manipulan la administración de justicia, impiden la cohesión social, carecen de legitimidad democrática y rendición de cuentas, y tienen debilidad económica, política y social para mantener la gobernabilidad, actúan bajo la égida del “derecho de policía” y aplicación del terrorismo de Estado, quedando inmersos en la corrupción y el crimen organizado. 

Como se puede observar,  se quiere saber si un Estado es o no forajido, basta con confrontar las condiciones existentes en el país de que se trate con cualquiera de las descripciones y, si se dan la coincidencia, entonces, amable lector, estará usted ante un Estado forajido, sin que haga falta de que alguien trate de hacerlo ver como tal.

  

Para meditar

El periodista Fausto Masó, en “El chavismo de los antichavistas”  (“El Nacional”) relata que hay una serie de empresas en manos del Estado que arrojan y han arrojado un terrible resultado económico cuando anteriormente, en manos privadas, funcionaban eficientemente y daban resultados económicos positivos tanto a trabajadores y accionistas; pero que, ante ese desastroso estado, la oposición, o buena parte de ella, se abstiene de pronunciarse y, menos aún, de solicitar su privatización “como si fuera una mala palabra”, indignándoles que se le recuerde lo que está ocurriendo con PEMEX, o ya sucedió con Ecopetrol “pues tocar a PDVSA es una herejía”. Por tanto, dice el autor que a la oposición, “después de tantos años de chavismo se les incrusto en el alma algo del chavismo”, sentenciando fatídicamente: “la oposición en ciertos temas es tan chavista como el chavismo”. 

Y en esa misma línea sigue el periodista Masó exponiendo que ello explica en buena parte la imposibilidad de que la MUD ofrezca al país un programa concreto, más allá de esas generalidades que todo el mundo apoya, porque en la MUD, Bandera Roja, o la Causa R rechazarían la privatización de la CVG, y algo parecido haría otros partidos. En la MUD conviven grupos con pensamientos bien diversos, es una alianza electoral, concluye Masó su aserto.

Como este escribidor no practica la política aunque la observa a cierta distancia, simplemente invita al amable lector a meditar y, para ello, hace una simple pregunta: Es oposición política, aun unida,  una oposición que piense igual que el régimen.

 

La extradición entre USA y Aruba

De acuerdo al sistema de relación que mantiene el Reino de Holanda con sus antiguas posesiones, las solicitudes de extradición forman parte de acuerdos de cooperación judicial entre los Estados Unidos (USA) y el Reino, se presentan al gobierno holandés y se procesan y ejecuta en Aruba, como un asunto interno y sin injerencia del primero.

Confirmada por un juez  la detención del solicitado, USA tiene 60 días para presentar la solicitud de extradición, salvo que opte por retrasarla o abandonarla.

Si es presentada, se iniciaría un proceso judicial bastante formalista sobre la base de la legislación de Aruba en el cual el tribunal tendría que evaluar si la solicitud es o fue hecha de conformidad con la legislación nacional y si las causas de extradición a USA son parte del acuerdo de extradición.

En caso de concederse la extradición por el tribunal, Aruba inmediatamente tendría que entregar al detenido a la DEA para su traslado por vía aérea a USA, con lo cual termina el proceso en su  jurisdicción, aunque existen antecedentes poco exitosos en los cuales el detenido –convertido en extradiable- infructuosamente ha propuesto recursos ante la autoridad judicial de Aruba para que la decisión de extradición sea revisada por un juez civil local.

Es de resaltar que, siendo la extradición competencia de un  Poder Judicial, que cuenta con jueces imparciales e independientes,  el gobierno de Aruba, aunque haya sido objeto de amenazas externas que puedan afectar el orden interno, no tiene autoridad legal para intervenir ni puede detener el proceso de extradición luego que la petición ha sido presentada.

En el caso del militar venezolano detenido en Aruba recientemente, ese era el procedimiento legal a aplicar, si es que no gozaba de inmunidad diplomática. Ahora bien, resulta que, luego de la detención del referido general, Holanda emitió el siguiente comunicado:

“En virtud del artículo 13 del convenio consular el jefe de una misión consular puede ser admitido provisionalmente para ejercer sus funciones. En ese caso son aplicadas las disposiciones del convenio consular. En base a este artículo el Reino reconoce que las disposiciones del convenio consular se aplican al señor Carvajal Barrios; esto significa que la detención del 23 de julio fue una violación de la inmunidad.

“El Reino se encargará de su puesta en libertad, el Reino informa a la Repùblica…(ommisis)…que el señor Carvajal Barrios después de su liberación deberá retornar a su país”, expresó en una comunicación oficial el gobierno holandés.

Como se observa, el Reino buscó una solución salomónica: reconoció al general como Cónsul, dándole efecto retroactivo (?) a su inmunidad y acordó su libertad a cambio de su salida del territorio holandés con rumbo a Venezuela.

En fin, el Reino de Holanda se quitó de encima un problema con Venezuela que tendía a crecer diariamente, poniendo a salvo sus intereses económicos, aún a riesgo de la  decepción de USA, a quien solamente le han quedado palabras para decir: “Esta no es la manera en que deben manejarse los asuntos relacionados al cumplimiento de las leyes”.

¿Mera coincidencia o parangón?

En Reflexiones a últimos de julio de 2014, aparece inserta la MISERIA HUMANA, referida a la práctica instaurada en Korea del Norte en la que se ha decretado, desde 1994, que en la fecha aniversaria del fallecimiento de Kim II-sung, consagrado como el «Presidente eterno» de esa nación, está prohibido sonreír, levantar la voz en la calle, beber alcohol o bailar,  mientras se presentan reportajes en la televisión estatal donde se magnifica su figura y se exhiben documentales  sobre su vida y obra, glorificadas con narraciones entre el mito y la ficción por la incesante maquinaria propagandística del régimen.

No imaginaba este escribidor que, a escasos días de la publicación de esa nota, fuera posible que el congreso del PSUV, en Venezuela, declarara al fallecido ex Presidente Chávez como el «líder eterno» de esa organización política. 

Fondos Buitre

La República Argentina ha vuelto a colocar a los fondos buitre en primera página al ser estos acreedores internacionales quienes le han exigido el pago completo de los títulos de la deuda pública que poseen, pese a las protestas de la Presidente de esa nación y la solidaridad expresada política e interesadamente por otros países de la región.
 
Pero, ¿qué son los fondos buitre?
 
Son organizaciones que mediante la especulación financiera compran títulos de deuda de los países en situación económica difícil a precio vil para luego litigar en los foros internacionales e intentar cobrar la totalidad del valor de esos bonos, a los que también se les conoce como bonos “basura”. Hoy, al límite del tiempo, eso que en inglés le dicen “dead line”, Argentina no alcanzó un acuerdo con los fondos buitre.
 
La culpa no es de Argentina, es de los fondos buitre. Siempre el malo es el otro, comentó el buen amigo Salvador Benaim.

Deja un comentario