El voto

A escasas horas, Venezuela se enfrentará a un nuevo proceso electoral. Uno más a añadir a los tantos que, desde las elecciones de 1998 se han llevado a efecto, bien para elegir al Presidente de la República, bien para otras instancias electivas, y hasta para los referenda, que no faltaron en los últimos 15 años.

Ahora se trata de escoger a las autoridades municipales, vale decir, alcaldes y munícipes; pero por extrañas circunstancias en un régimen democrático, pareciera que hay un desequilibrio entre las campañas de los candidatos amparados por el oficialismo y los de la oposición.

Quienes adversan al régimen, tienen derecho a dar una respuesta, la que solamente puede ser democrática, siendo el voto el único medio de hacerlo, e invitar a otros electores a ejercer el “voto-castigo”; porque solamente a través del sufragio se puede facilitar que los candidatos opositores obtengan la victoria.

Para ello, y pese a advertencias, consejos y consejas que se han puesto sobre el tapete para denunciar ventajismos avasallantes, si conscientemente la mayoría quiere rechazar a los postulados oficialistas, el voto realizado masivamente es la única forma de expresarse y frenar los abusos y complicidades que persiguen promover la abstención.

LA LIBERTAD NO TENDRÁ NADA QUE TEMER DE LA JUDICATURA SOLA, PERO TENDRÁ TODO QUE TEMER DE LA UNIÓN DE LA JUDICATURA CON CUALQUIERA DE LOS OTROS PODERES

Se atribuye la autoría de la frase a Alexander Hamilton, un economista, político, escritor, abogado y soldado estadounidense, quien participó en la guerra de la independencia de las provincias del Este de Norteamérica y que, además de ser amigo personal de George Washington, ha sido considerado uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos por el relevante papel que le correspondió desempeñar en el proceso separatista de la Gran Bretaña.

Además de haber tomado parte en la redacción de la Constitución de los Estados Unidos y haber sido el fundador del Partido Federal, primer partido político de la historia de los Estados Unidos, se desempeñó como Secretario del Tesoro de la nación (1789–1795), desde donde organizó la banca, estableciendo el Primer Banco de los Estados Unidos y realizó una política proteccionista que, al gravar con impuestos los licores fuertes importados, causó la llamada Guerra del whiskey (1794).

A pesar de optar en su posición política por la protección de los intereses de la emergente nación, en contradicción al libre mercado, Hamilton estaba consciente de la importancia de la separación de los poderes públicos, especialmente de la independencia judicial y, precisamente de allí deriva la singularidad de su planteamiento porque consideraba que dentro de la trilogía de los Poderes Públicos la rama Judicial tenía la preponderancia sobre las otras, al punto de definir que el peligro derivaba de la eventual complicidad del Poder Judicial con alguno de los otros poderes.

Por eso, cuando se ve a un Poder Judicial al servicio de un Poder Ejecutivo, solamente queda lamentar que Hamilton, como otros sabios juristas y magistrados de los tiempos idos, debe estar revolcándose en sus tumbas. En mi caso particular, vienen a mi memoria las lecciones de mi padre, José Gabriel Sarmiento Núñez, magistrado de la Sala Político Administrativa de la Corte Suprema de Justicia (1959-1966) sobre la independencia judicial, pues adhería plenamente a la idea del prócer norteamericano sobre la preeminencia de la rama judicial sobre los otros poderes.

Y aprendí las enseñanzas paternas.

De «mujiquitas» y «enchufados»

Quizás un reflexivo lector pudiera encontrar similitud entre “mujiquitas” y “enchufados”. No la hay, porque son dos especies diferentes.

Como se ha expuesto en “Reflexiones a últimos de marzo de 2013”, los “mujiquitas” fueron representados gráficamente por don Rómulo Gallegos en “Doña Bárbara”, cuando el célebre escritor captó el papel que cumplían en la sociedad venezolana, describiéndolos como aquellos que manejaban las leyes y entendían la necesidad de aplicarlas, pero todas sus energías se centraban en darle matiz legal a las decisiones de Ño Pernalete -el personaje que en la novela le correspondía administrar justicia- y maquillar todos los atropellos de éste con frases edulcoradas con el falso sabor de la equidad.

Con el paso de los años, los “mujiquitas” se multiplicaron de tal manera que la gente docta cuando se encontraba con un personaje que cumplía las funciones descritas por Gallegos, le aplicaba inmediatamente el mote; y hoy en día aún practican descaradamente y sin escrúpulos al servicio de caporales con poder que necesitan del auxilio de alguien que ellos, dentro de su escasa cultura, creen que tienen más luces.

Los “mujiquitas” engolan la voz para expresar un aparente lenguaje académico que medianamente conocen, lleno de “latinazos” aprendidos de memoria y por tanto malas copias de los textos latinos originales, y manejan el lenguaje corporal, todo para intentar impresionar a una ingenua audiencia, además tratan de lucirse como personas de elevada cultura. Gustan de negro para, en vano, opacar su obesa figura, aunque se han popularizado tanto que, independientemente de la indumentaria y de la circunferencia abdominal, deambulan por el mundo disfrazados de diplomáticos, algunos de ellos de refinados gustos y elegantes maneras.

Y ya dijimos en la misma Reflexión que hay una derivación más peligrosa aún: Las “mujiquitas” que solamente se diferencian de los otros, por su sexo.

Los “enchufados”, a nuestro modo de ver, son distintos. Son individuos que por distintas circunstancias se “anotan” al poder para obtener determinadas ventajas que van desde rentables contratos con el Estado al amparo de un “padrino” que también lleva su tajada, hasta aquellos que se conforman con un “carné” de alguna oficina pública pero que les complementa su baja autoestima, como que si una credencial oficial fuera la carta blanca de su prestigio y autoridad.

Los primeros dejan rápidamente de lado sus principios y se amparan en aquel viejo dicho de los tiempos dictatoriales: “yo no me meto en política, trabajo para el Estado” haciéndose ciegos ante las tropelías, mientras sus cuentas bancarias van creciendo en divisas a pasos agigantados, a la par que hacen ostentación de su riqueza mediante la adquisición de bienes y servicios de altísimos costos y de primerísima calidad; los segundos, contrariamente, declaran su adhesión al gobierno de turno y exhiben con descaro su apoyo a cualquier medida gubernamental aun atroz o cruel. “Quien lo mandó a meterse con el gobierno!”, afirman cuando ven pisoteado a aquel que es víctima de una aplanadora o de una banda de milicianos.

Ahora bien, no cabe duda de que hay momentos en que ambas figuran se sobreponen y hacen un solo elemento por razones de conveniencia. Un “mujiquita” puede pasar a ser “mujiquita-enchufado” y viceversa.

Usted, amable lector, puede ubicar e identificar “mujiquitas” y “enchufados” en cualquier parte, entre sus relacionados, amigos y hasta en desconocidos y, sobre su condición humana, puede preguntarse como Antonio Sánchez García en “Los bufones” (http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=1002311):

¿Sabía Wilhelm Furtwängler que mientras dirigía en Bayreuth El anillo de los Nibelungos para el orgásmico placer del Fūhrer, que lo adoraba, sus esbirros cremaban a seis millones de judíos?. ¿Lo sabía el ambicioso Herbert von Karajan, lo sabía Cósima, la mujer de Wagner, promotora musical de la grandeza alemana nacional socialista?

Galardón de la corrupción

Un nuevo y deprimente galardón ha obtenido Venezuela: De acuerdo a la clasificación anual de corrupción que elabora Transparency International, es el segundo país más corrupto de América y el segundo más corrupto de Occidente.

No es la primera vez que, en el curso de 2013, nuestro país resulta ganador de los peores puestos en los estudios que realizan organizaciones internacionales. Así, recientemente el Instituto Fraser, en su reporte anual sobre la libertad económica en el mundo, que considera a 152 países, ha situado a Venezuela en el último puesto del ranking; y en el Foro Económico Mundial o World Económic Forum WEF, la patria del Libertador ocupa el último puesto en el desarrollo del capital humano.

Poco reconfortante estas mediciones que, por contar con un origen serio pues se trata de prestigiosas Ong´s, merecen ser difundidas con el objeto de que, localmente, los centros de saber y estudiosos de la conducta humana ayuden a los venezolanos a recuperar los principios y valores legados por nuestros antepasados.

 

Crisis moral en la sociedad

Recientemente, el periodista Luis García Mora quien, en su artículo “Al límite: en que galaxia vive el Presidente?” (Prodavinci /2013/09/29), hizo una dramática descripción de la sociedad actual venezolana: “El trazo de esta Venezuela de hoy es la imagen al menos para mí escalofriante, de una sociedad post mortem, a la deriva, sin control y sin ley, pero, sobre todo, dolorosamente deshumanizada. Y sin un vestigio de instancia moral”.

El motivo de la afirmación estuvo en la trágica imagen que reprodujeron los medios de un grupo de ciudadanos saqueando productos perecederos de un camión de transporte mientras el conductor se desangraba, hasta morir, en la autopista Francisco Fajardo, de Caracas.

En efecto, en plena vía pública y en presencia de las autoridades policiales se produjo esa situación tan atroz, en la que los ciudadanos, en lugar de auxiliar a un ser humano herido y a punto de expirar, criminalmente se preocupaban por llevarse una carga de alimentos.

Cuando hay un desabastecimiento, o control por escasez de productos, especialmente los relacionados con la dieta diaria, no hay autoridad que valga ni mantenimiento del orden público, porque contener a una masa que siente a diario la carencia de sus primeras necesidades frente a la oportunidad de adquirirla gratuitamente a la fuerza sin miramientos por el respeto a los demás, requeriría de una sangrienta represión que quizás restablecería el orden público momentáneamente pero sin llegar al fondo del problema, que no es otro que la regulación de los instintos primarios, la vida en sociedad.

Para observar la falta de civismo, el respeto, los buenos modales, la educación, la falta de conducta del buen samaritano, basta solamente subirse a un automóvil en una de las vías rápidas de Caracas para constatar cómo una plaga de motorizados se desplaza a altas velocidades haciendo maromas entre los vehículos e insultando a cualquiera que tenga la osadía de asomar las narices en medio de sus tropelías.

Pero esa cruda realidad no se limita al tránsito. En los centros de distribución de alimentos, sean automercados o bodegas, los compradores -de todos los niveles sociales- despliegan sus mejores dotes de “viveza criolla” para apoderarse a la fuerza y sin medida de un producto de primera necesidad que notoria y públicamente han desaparecido de los anaqueles. Agresiones físicas, insultos, conatos de peleas son reportados diariamente por los medios y hasta por quienes han resultado agredidos.

Otro tanto sucede en las colas que tienen que formar los usuarios de los servicios públicos de transporte en las horas “pico”, particularmente cuando, cansados de la faena diaria, tienen que esperar largas horas para subir al vehículo que les acercará a su lugar de destino. En cualquier momento, estalla la desesperación y empieza el “sálvese quien pueda”, sin miramiento alguno.

Esto requiere de atención inmediata. No basta con “meter en cintura” a los motorizados, ni volver a copar el mercado con todos los productos que demanda la dieta diaria, ni aumentar la flota de transporte público. Tampoco amenazar ni intentar represiones, porque la patología es del alma. Hay que iniciar la sanación de los males morales y eso solamente se logra con el rescate de los valores, en lo que el hogar, la escuela y el credo religioso juegan papel fundamental.

Un comentario en “Reflexiones a primeros de Diciembre de 2013”

  1. “política opositora”fofa
    sinTINO,afición detestble
    La tarea visible es
    organiCEMOS SOCIEDAD

    VITALICEMOS FAMILIA Y COMUNIDAD
    DE VECINOS,CONDOMINIO,DE PADRES, ONG'S DIRIGIDAS A LO LOCAL

    OLVIDEMOS LAS COMPONENDAS PARTIDISTAS DE LA MUD,
    deberían estar renunciando

    YA AVELEDO RENUNCIÓ PERO COPEI JUVENTUD TIENE SU ROSCA HECHA

    NO NECESITAMOS dirigentes SI NO RECTITUD DE CADA UNO
    NO SOMOS BORREGOS
    TODOS ORIENTADOS HACIA EL AURA ORIENTE CON UN SOLO SENTIDO
    NACIONAL UN SOLO ESPIRITU UNI VER SOL

    No DEBEMOS ESPERA NI seguir con meros MERITOcratas PARTIDOS
    FRACCIONES PARTIDISTAS PARTICULARES PARTICIPATIVOS

    NECESITAMOS QUE TODOS DESPIERTEN EL ESPIRITU SOCIAL

    ESPIRITU SOCIAL ESPIRITU DE UNI VER SIDAD
    NO DIVERSIDAD

    NECESITAMOS adMINI-stradores = LOCAL

    10 MIL MUNICIPIOS AUTONOMOS = LEY DE DESCENTRALIZACIÓN

    ORGANIZACIÓN LOCAL PODEROSAS
    PARA TUMBAR PODER CENTRISTA =
    CAPITAL = CAPITALISTA = IMPERATORE O IMPERATIVO

    COMPRE vergaTARIO,COMPRE DAKA, TODOS A VOTAR
    NECESITAMOS DESPERTAR DE ESTRUCTURALISMO MERCANTILISTA- DE LA CAPITAL

    DEBEMOS ECHAR EL MODELO DIALECTICO MANDE-OBEDEZCO
    PARA DESPERTAR LA CONCIENCIA NACIONal

    EL MODELO PASION HA costado mucha sangre, mucho talento, muchoS sufrimientoS

    ES HORA DEL VERBO=ACCIÓN

    FUERA MENTE=MENTIRA, FUERA PATRIArcas PATRONOS,

    FUERA GOBIERNOS -GOBERNADOS

    FUERA EL CAOS E IDEOLOGIAS

    RECIBIMOS SALUD Y ORIENTACIÓN PARA NUESTRAS NACIONES

    Orlando Chirino:
    MUD COPEI JUVENTUD gobierna 20 años,
    el actual gobierno CALDERISTA lleva 14,
    ambos han frustrado las expectativas del pueblo

    http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/26485-orlando-chirino-la-mud-gobernó-40-años-el-actual-gobierno-lleva-14-y-ambos-han-frustrado-las-expectativas-del-pueblo.html?tmpl=component&print=1 @kaosenlarednet
    @chirinopsl @espehermida @PSL

    PARTIDOS Y FRACCIONES LO Q HACEN ES DIVIDIR
    DESMOTIVAR
    EL SENTIDO NACIONAL
    SOCIAL
    Y ROMPER LA IDENTIDAD EN
    FAVOR DE FRANCIA + LONDRES + CELAC MERCOSUR LISBOA

Deja un comentario