LA DESTRUCCION PAULATINA DEL ESTADO DE DERECHO A TRAVÉS DEL COLABORACIONISMO DE PODERES
 
El respeto al Estado de Derecho y al desenvolvimiento de la institucionalidad democrática son elementos fundamentales para que una sociedad disfrute de una estabilidad que le permita progresar. Dura lex, sed lex (La ley es dura, pero es la ley) decían los romanos siglos atrás, dando a entender que las normas jurídicas deben ser cumplidas independientemente de que ello afecte los intereses de los actores políticos pues las instituciones son hechas por los hacedores de leyes, dotados éstos del “velo de la ignorancia” al que aludía el filósofo de Harvard John Rawls, es decir, son aprobadas como normas generales ajenas al gusto de alguien en particular, y su aceptación y cumplimiento es lo que hace que rija el imperio de la ley. 
 
Ese respeto al Estado de Derecho no sólo obliga a los ciudadanos a asumir conductas democráticas que permitan el funcionamiento institucional, sino que quienes están a cargo de las instituciones deben procurar que el ejercicio de sus atribuciones se efectúe con respeto a la constitución y leyes y, en particular, de las actividades que corresponden a cada una de las ramas del Poder Público que, en Venezuela está constituida por cinco Poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Moral.
 
La Constitución de 1999 y las leyes definen las atribuciones de los órganos que ejercen el Poder Público, a las cuales deben sujetarse las actividades que realicen, por lo que toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos.
 
Por otra parte, la propia carta fundamental dispone que cada una de las ramas del Poder Público tiene sus funciones propias, pero los órganos a los que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la realización de los fines del Estado, en lo que se ha denominado colaboración de poderes, o colaboración armónica de poderes, lo cual se traduce en la consecución del bien general o colectivo. Se trata, pues de un paradigma que garantiza el funcionamiento de los Poderes Públicos mediante un equilibrio que impide que se creen compartimientos estancos sino que funcione conforme a un sistema de pesos, contrapesos e interferencias constitucionales.
 
Ahora bien, ese principio de colaboración de poderes puede degenerar en el colaboracionismo de poderes, una curiosa doctrina desarrollada a finales de la primera década del año 2000 por ex magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, según la cual el principio de  colaboración debe verse hoy como un sistema de poderes colaboracionistas entre todos para lograr que el Estado y la protección de éste se incorpore al interés colectivo del pueblo (véase EL DESEQUILIBRIO DE PODERES Y EL ARTÍCULO 350 DE LA CONSTITUCIÓN DE 1999 en boletín AIPOP 275, EL ARTÍCULO 350 DE LA CONSTITUCIÓN DE 1999 Y LA DESOBEDIENCIA CIVIL en boletín AIPOP 276).
 
Pero resulta que cuando la colaboración de poderes es sustituida por el colaboracionismo de poderes lo que realmente se busca no es que el Estado y la protección de éste se incorpore al interés colectivo del pueblo, sino la destrucción de la institucionalidad porque en ese caso el interés de uno de los Poderes Públicos se impone sobre el resto de sus integrantes, total o parcialmente, y, en ese caso, el fin objetivo de colaborar en la consecución del bien general o colectivo es sustituido por la voluntad del Poder que emerge sobre los demás Poderes.
 
De esa manera, paulatinamente, se destruyen las instituciones establecidas en la Constitución, se fractura el Estado de Derecho y el sistema democrático, haciendo nugatorio el principio según el cual el ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso o desviación de poder o por violación de la Constitución o de la ley; y, además, sin instituciones, tampoco hay progreso (Publicado en el boletín AIPOP No. 281 de 5 de junio de 2016).
 
¿CLAP = HOLOMODOR?
 
Según Wikipedia, Holodomor o Golodomor (en ucraniano, Голодомор, “matar de hambre”), también llamado Genocidio ucraniano u Holocausto ucraniano, es el nombre atribuido a la hambruna que asoló el territorio de la República Socialista Soviética de Ucrania, en el contexto del proceso de colectivización emprendida por la URSS, durante los años de 1932-1933, en la cual habrían muerto de hambre entre 1,5 y 10 millones de personas.
 
Continúa el popular diccionario diciendo que existen dos puntos de vista fundamentales y opuestos sobre los responsables políticos de la tragedia ucraniana, y muchos puntos de vista intermedios entre estos. Según el primer punto de vista, el Holodomor habría sido un acto intencional de exterminio desatado por el poder central soviético encabezado por Stalin, y en particular, contra la nacionalidad ucraniana. Según el otro punto de vista, la tragedia habría sido consecuencia de una mala cosecha unido a la política de requisas del grano impuestas por el poder soviético a los campesinos con pequeñas propiedades, como medida punitiva para forzar la colectivización obligada, que dio como consecuencia la hambruna, no sólo en Ucrania, sino también en otras zonas agrícolas de la Unión Soviética.
 
Sea cualquiera que sea la verdadera versión de los hechos, recuerda Wikipedia que “El poder soviético de la época culpaba de la escasez de grano que impedía alcanzar las cuotas fijadas de alimentos al sabotaje -y a la guerra a la colectivización- emprendidos por los campesinos ricos, llamados kulaks, que habrían acaparado y destruido las cosechas y ganados, como método de oponerse al proceso de colectivización, justificando así las requisas efectuadas”.
 
Ha querido este escribidor iniciar esta reflexión porque ha conseguido una similitud en el proceder del estalinismo y los pomposos, por su título, COMITES LOCALES DE ABASTECIMIENTO Y PRODUCCION, cuyas siglas CLAP recuerdan a la palabra inglesa “clap” o “the clap”, aunque en la realidad tratan de solapar a aquellas viejas estructuras creadas en 2007 por el chavismo como Comités de Contraloría Social para el Abastecimiento, a los que competía, junto con los Consejos Comunales y el resto de instancias de un inventado e inexistente Poder Popular,  el control de la distribución de productos regulados conjuntamente con oficinas del gobierno nacional conforme a los lineamientos contenidos en la “Ley Especial de Defensa Popular contra el Acaparamiento, la Especulación, el Boicot y cualquier otra conducta que afecte el consumo de los alimentos o productos sometidos a control de precios” e impedir la comisión de ilícitos económicos.
 
Independientemente de las connotaciones jurídicas de los CLAP, como su inconstitucionalidad, lo que hay que resaltar son los aspectos imprácticos de estos mamotretos, como la limitación o impedimento a los consumidores de adquirir los bienes y servicios de su preferencia, puesto que los CLAP decidirán qué bienes podrán adquirirse
y, además, podrán determinar quiénes podrán adquirirlos.
 
Esto es lo que hay, y solamente los comprarán quienes estén con nosotros”, esa es la intención subyacente, pero resulta que, de esa manera, no se logrará superar el desabastecimiento y escasez, que son consecuencia de erradas políticas públicas que han restringido la producción de bienes y la importación de materias primas y productos terminados, con lo cual la consecuencia es que no hay suficientes productos que distribuir; y, según el oficialismo, es consecuencia de que los fabricantes y de las cadenas de distribución han optado por el acaparamiento y la especulación en perjuicio del pueblo, o sea, la torticera “guerra económica”.
 
En la era soviética estalinista no se superaron y menos solucionaron los problemas de la escasez, sino que condujo al Holomodor, a lo que hoy se equipara internacionalmente al genocidio. En la Venezuela de hoy, las imágenes diarias reproducidas por los medios informativos dan cuenta de las interminables colas para adquirir productos de primera necesidad, de la especulación de los comerciantes informales de productos regulados (alias) “bachaqueros”, de la escasez de alimentos y medicinas, de las protestas callejeras continuas y hasta de la eventual hambruna anunciada por Luis Vicente León (LVL)  (http://www.abc.es/internacional/abci-luis-vicente-leon-si-gobierno-no-hace-nada-habra-hambruna-venezuela-201606030227_noticia.html).
 
Los CLAP y el procedimiento establecido para su funcionamiento parecen ser iguales a los utilizados por los estalinistas y que condujo al HOLOMODOR. Terminarán CLAP y HOLOMODOR siendo lo mismo, en diferentes épocas?
 
 
LA DOBLE MORALIDAD DE LAS IZQUIERDAS
 
El mayor monumento franquista de Cataluña seguirá en pie en el lecho del Ebro. El sí ganó sobradamente con el 68% en una consulta que movilizó a un tercio de los vecinos de Tortosa (Tarragona). El derecho a voto era esta vez legítimo para cualquier empadronado mayor de 16 años y la goteante asistencia de electores a la docena de colegios electorales habilitados para las votaciones derivó, por momentos, en colas de más de media hora para depositar la papeleta. En algunas mesas incluso se necesitaron más urnas para agilizar el sufragio. Era esta una elección de blanco o negro, sin matices.
 
El argumento era común entre los partidarios de mantener el monumento levantado por el dictador Francisco Franco en 1966 como homenaje a la Batalla del Ebro y a lo que se bautizó como los primeros 25 años de paz tras el conflicto bélico. Más allá del “ya nos hemos acostumbrado a verlo aquí”, los que se alinean a favor de la conservación aluden a motivos económicos y entienden que el derribo es un gasto superfluo, tal como informan los medios (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/05/28/catalunya/1464470616_868416.html).
 
Como se observa, fueron los propios habitantes de esa población quienes, soberanamente, decidieron en consulta popular que se mantuviera el histórico y cuestionado monumento (http://www.abc.es/espana/abci-no-acepta-mantener-monumento-franquista-tortosa-como-votaron-ciudadanos-201605301451_noticia.html); pero la Candidatura de Unidad Popular (CUP), un partido político español de extrema izquierda, defensor de la independencia de Cataluña y de los Países Catalanes, y que cuenta dentro de sus diputados a la polémica Anna Gabriel -la misma que dijo que “Si pudiera formar parte de un grupo que decide tener hijos en común, me satisfaría la idea” (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/05/11/catalunya/1462966185_313983.html)- no acepta mantener el monumento franquista de Tortosa como votaron los ciudadanos porque, a su entender, la consulta popular “no se tendría que haber hecho nunca” y se niega a acatar el resultado y acusan al alcalde de ser responsable de referéndum: “Nos avergüenza profundamente que el alcalde de Tortosa apueste públicamente por mantener un monumento fascista. Es intolerable la imagen que se ha dado de Tortosa en Cataluña y él es el máximo responsable”.
 
He allí la doble moralidad de la izquierda. Cuando el referéndum popular les es favorable, parafraseando al fallecido ex Presidente Hugo Chávez afirman que “la voz del pueblo es la voz de Dios”; pero cuando les es adverso, entonces es producto de la manipulación o de malas influencias de la “derecha”, o en el caso de Tortosa, hay que desobedecer el resultado popular porque “[…] el obelisco es un canto al regimen franquista y un recuerdo perpetuo de las atrocidades cometidas por la dictadura”.
 
LA ABOGACIA VENEZOLANA PRESENTE EN LA CIUDAD CONDAL
 
El pasado mes de mayo, se llevó a efecto en Barcelona, España, la conferencia internacional de la WORLD JURIST ASSOCIATION (ASOCIACION MUNDIAL DE JURISTAS) bajo el lema “Internet: Challenges To Peace and Freedom”.
 
A la reunión asistieron abogados, profesores de derecho y magistrados de distintas partes del mundo quienes, bajo la organización del Capítulo España de WJA, trataron un tema tan controvertido como es la escasa o indebida regulación legal de la internet, hace necesario que se entiendan cuáles de sus características favorecen a libertad individual y social, así como cuáles ayudan a mantener la paz a nivel global y local, admitiendo que las redes sociales han promovido los estándares más altos de participación, lo que ayuda a difundir los ideales de la democracia en todo el mundo, pero que también han impulsado la propaganda terrorista en todo el mundo.  
 
La conferencia fue presidida por el abogado venezolano Franklin Hoet Linares quien en alusión al tema central del evento, en sus palabras de apertura expresó:
 
Estamos seguros de que, a medida que Internet se utiliza como un lenguaje común, como precursor, vamos a llegar a una forma común, el objetivo final: la paz y la justicia. Como juristas este es nuestro desafío: contribuir al desarrollo de la norma de derecho internacional, de manera que los objetivos se logran en la transición a la legislación nacional, siempre que abarque los efectos positivos de estos nuevos instrumentos que nos brinda la evolución tecnológica”.
 
Otro abogado venezolano, zuliano, Alberto Jurado, tuvo una especial presentación en la cual expuso temas de la actualidad venezolana relacionados con la internet bajo el título “CRIMINALIZATION OF ONLINE CONTENTS IN VENEZUELA” en la que hizo un análisis de la normativa legal internacional y venezolana sobre la libertad de expresión en Venezuela y su criminalización por parte de las autoridades.
 
Al final de la conferencia, resultó aprobada la “Declaración de Barcelona”, en la que se propuso:
 
1. Que se establezca un comité especial de las Naciones Unidas para evaluar las consecuencias de la cibernética mundial, el delito cibernético, el terrorismo cibernético, seguridad de la información, y la tecnología;
 
2. Que la Asociación Mundial de Juristas, como miembro de la Comunidad de las Naciones Unidas, sea encargada por las Naciones Unidas para dirigir esta iniciativa y para preparary presentar a las Naciones Unidas una evaluación global de las leyes y las implicaciones de la cibernética; la seguridad cibernética; delincuencia en el ciberespacio; seguridad de la información y tecnología;
 
3. Que al término de esta evaluación, las Naciones Unidas trabaje conjuntamente con la Asociación Mundial de Juristas para elaborar un pacto mundial a la que se invitará a todas las naciones a suscribir que define los usos apropiados de Internet, la información de Cyber Seguridad y Tecnología.
 
 Espera este escribidor que la semilla sembrada por la WJA en la ciudad condal pronto germine en favor de la humanidad.

Un comentario en “REFLEXIONES A PRIMEROS DE JUNIO 2016”

Deja un comentario