A un mes de la celebración de tus 15 años, mantengo latente la emoción de haberte recibido en mis brazos para iniciar el vals que inauguraba tu baile y haber compartido contigo ese momento. Dios te bendiga y acompañe siempre!
A: Isabella Fernández Sarmiento, mi nieta más bella!
 
LA REVOLUCIÓN ES EXACTAMENTE ESO
 
En reiteradas oportunidades, este escribidor ha dicho que eso que los demócratas ven como un horror de política destructiva de un país -el socialismo del s. XXI, el proceso revolucionario, o como quiera llamársele- son actos deliberados de destrucción de la sociedad democrática y que, cueste lo que cueste, continuarán en su política porque, a su entender, llegaron para quedarse, para crear el hombre nuevo del que hablaba un ya olvidado “monje” de la economía y finanzas -“Los pobres tendrán que seguir siendo pobres, los necesitamos así”- para que no se volvieran “escuálidos”, como expresara otro pobre infeliz, de cuyo nombre no quiero acordarme (http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/140225/rodriguez-no-vamos-a-sacarlos-de-la-pobreza-para-que-se-vuelvan-escual).
 
Resulta que el escritor cubano Carlos Alberto Montaner (http://www.analitica.com/opinion/la-revolucion-es-exactamente-eso/) confirma el mismo diagnóstico y con su acerada pluma narra precisamente que en Venezuela se pasa hambre, pero que eso  “Es la revolución. No importa que sea el país potencialmente más rico del mundo. Lo mismo sucedió en 1921 en la recién estrenada URSS. Murieron de hambre un millón de rusos. Lenin se regocijó. ´La revolución y yo somos así, señora´ Les impidieron comerciar a los campesinos y el ejército rojo les confiscó los alimentos, incluidas las semillas”.
 
Continúa Montaner haciendo referencia a los desmanes sucedidos en China, donde hubo más de 20 millones de muertes, en Camboya y en Norcorea, donde algunos sujetos desesperados recurrieron a la antropofagia; y en Cuba, donde 60 mil personas perdieron la vista o la movilidad de sus miembros inferiores por la neuritis periférica generada por la desnutrición tras el fin del subsidio soviético.
 
Montaner pregunta, como lo haría cualquier demócrata con un dejo de sentido común, o al menos sea demócrata:
 
¿Por qué lo hacen los comunistas? ¿Son sádicos? ¿Son estúpidos e incurren en los mismos errores una y otra vez?”; y la respuesta no se hace esperar:
 
Nada de eso. Son revolucionarios empeñados en crear un mundo nuevo a partir de las recetas de Karl Marx.
 
Luego de interesantes comentarios, afirma:
 
Las dos tareas esenciales de los revolucionarios comunistas son, primero, demoler la estructura de poder del “antiguo régimen” y sustituirla por su propia gente; segundo, apoderarse del aparato productivo, arruinar a las empresas que no pueden manejar y estatizar el resto para privar de recursos a los viejos oligarcas capitalistas”.
 
Como se puede observar, amigo lector, la coincidencia de lo comentado por el brillante intelectual cubano, que vivió de cerca la tragedia de su país, encaja perfectamente con lo expresado por este escribidor. El que haya niños esqueléticos que se desmayen por hambre en las escuelas o que los enfermos se mueran por falta de medicinas carece de todo valor.
 
Eso es exactamente la revolución.
 
Por ejemplo, no debe extrañar que un mercenario español -un “progre”- sea designado planificador de la economía venezolana (https://es.panampost.com/ysol-delgado/2016/09/02/maduro-nombra-espanol-fundador-podemos-planificador-de-economia-venezuela/) porque, al fin de cuentas, el objetivo perseguido es el mismo, la destrucción de la sociedad y la consolidación del proceso revolucionario en donde sea.
 
ACLARATORIA LINGÜÍSTICA
 
Informan los medios (http://www.mediterraneodigital.com/espana/nacional/la-rae-se-harta-y-pone-fin-al-todos-y-todas-ciudadanos-y-ciudadanas.html) que la Real Academia de la Lengua Española se ha hartado y puesto fin al “todos y todas” y a “ciudadanos y ciudadanas”, “niños y niñas”. Al efecto, ha dicho que este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico porque en los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos, y cita como ejemplo el siguiente:
 
Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho al voto”.
 
Además de esta advertencia, agrega el organismo rector de nuestra lengua que la mención explícita del femenino se justifica cuando la oposición de sexos es significante en el contexto, como por ejemplo:
 
El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad”.
 
Concluye así la Academia:
 
La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas”.
 
De esta manera, la Real Academia ha puesto orden a esa desaforado mal uso del masculino y femenino que vio infortunadamente  la luz, al menos en Venezuela, con la Constitución de 1999 y que siguió reproduciéndose en leyes, reglamentos, resoluciones y otros actos administrativos dictados a partir de ese año, con excepción de la Ley Orgánica Procesal de Trabajo, en la cual sensatamente los redactores introdujeron un parágrafo único al Artículo 1, en el que se expresa:
 
 “La designación de personas, en masculino, tiene en las disposiciones de esta Ley un sentido genérico, referido siempre por igual a hombres y mujeres”.
 
Ojalá algunos mal hablados y peores escribidores aprendan la lección y dejen de seguir castigando al lenguaje y a los ciudadanos, por ser incorrecto “[…] emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto”.
 
NEPOTISMO O VIVEZA CRIOLLA
 
Reporta Pedro Pablo Peñaloza (http://www.lapatilla.com/site/2016/08/25/familiares-de-altos-jerarcas-del-chavismo-ocupan-puestos-clave-en-el-servicio-exterior-venezolano/) el status del servicio diplomático venezolano y al efecto dice que existen “[…] pocos diplomáticos de carrera, muchos personajes de confianza”.
 
El periodista se basa en la nómina del Ministerio de Relaciones Exteriores y en ella va identificando a un importante número de funcionarios diplomáticos y consulares de la República, donde figuran padres, hijos, sobrinos y otros familiares de dirigentes del oficialismo ubicados en importantes ciudades del mundo, sin ser funcionarios de carrera y menos conocedores de la diplomacia o que hayan cursado especialidad en Relaciones Internacionales, salvo muy contadas excepciones. Claro, algunos se han apoderado de uno u otro cargo desde principios de siglo y algo habrán aprendido!!!.
 
Pero no queda la cosa allí, sino que el inquieto investigador, con una fina ironía cita el elenco de miembros retirados de la milicia en los siguientes términos:
 
Si […] la República […] es víctima de una ofensiva internacional, tres ex ministros de la Defensa ya tomaron sus puestos de combate […] (y) en el pelotón también resaltan  […]”.
 
Y después el Contralor General de la República es el único funcionario que tiene que aclarar que emplear a toda su familia en el organismo no es nepotismo que, según el DRAE, significa “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”, práctica utilizada por el tirano griego Pisistrato en el S. VI a. C. para para proteger su poder y planes con el pueblo de Atenas al entregar la mayoría de los cargos políticos y públicos a sus familiares y amigos más cercanos.
 
Ahora bien, si como informa Wikipedia, el nepotismo es considerado un acto de corrupción cuando en una sociedad se practica la meritocracia, entonces podría concluirse en que el relato de Peñaloza envuelve una clara denuncia de esta naturaleza; aunque también podría verse como una forma de viveza criolla de algunos capitostes para que “[…] familia, amigotes de partido o cómplices de sus trasgresiones […]“ (@LuisJUzcategui) puedan disfrutar y vivir en lujosas mansiones en seguras urbes del mundo y con remuneraciones en divisas pagadas por el presupuesto nacional, a salvo de la delincuencia venezolana.
 
 DESVENGONZADO CINISMO
 
Llama la atención la forma como estos sujetos que se dicen de “izquierdas”, o “progre”, o cualquier otro calificativo, como populistas, forman un escándalo alrededor de cualquier acto que realice la democracia en ejercicio de los principios constitucionales y de DDHH, afirmando que el acto de que se trata es un golpe de estado, o una acción de la derecha internacional, o de la oligarquía mundial para acabar con los derechos de los pueblos soberanos, y otras ridículas pamemas, todo porque se trata de asuntos que tienen relación con los turbios intereses políticos de esos grupetes.
 
Así vemos cómo, en Venezuela, el oficialismo tildó de atentado constitucional el R16 pese a que está previsto en la Constitución de 1999, y se mantuvo diciendo tendenciosamente que  la “toma” de Caracas del 1S era un movimiento para derrocar por la fuerza al gobierno; y en Brasil, el casi nada transparente ex Presidente Lula advirtió que con el “impeachment” contra la Presidente Rousseff en el Senado “[…] comenzó la semana de la vergüenza nacional, la semana en que los senadores comienzan a rasgar la Constitución del país y en que comienzan a debatir la sanción a una mujer inocente, cuyo único crimen fue justamente ser honesta” (http://www.lapatilla.com/site/2016/08/25/lula-califica-juicio-contra-rousseff-en-el-senado-como-verguenza-nacional/). 
 
No es una exclusiva de los países mencionados porque si usted, amable lector, tiene la paciencia de escuchar algunos segundos al boliviano, al ecuatoriano o al nicaragüense, se dará cuenta de que repiten las mismas futilidades con una energía digna de mejor causa, sobre todo cuando se trata de achacar al “imperio” todos los males habidos y por haber; y qué decir de la argentina que cuanto disparate populista se le ocurría lo lanzaba cual Evita resurrecta.
 
En fin, son repeticiones de consignas inútiles lanzadas en el pasado por Lenin, Mao, Castro y sus secuaces, y toda esa manga de seudo marxistas que han azotado al mundo mientras su círculo íntimo se “forra” de millones a través de sociedades “offshore” que prestan sus servicios a eso que pomposamente llaman revolución; pero cuando son ellos los que ejecutan sus viles actos contra sus adversarios no dudan en colocar en el paredón al más inocente sin fórmula de juicio, todo en defensa del pueblo, como en La Habana lo impuso el asesino de la Cabaña, esa “violenta, selectiva y fría máquina de matar”, en palabras de Alvaro Vargas Llosa (http://www.lanacion.com.ar/726599-el-che-guevara-una-violenta-selectiva-y-fria-maquina-de-matar).
 
DESINFORMACIÓN  O MENTIRAS
 
Con inusitada frecuencia este escribidor se encuentra con textos, o escucha comentarios que, a su parecer, están fuera de contexto. Así, por ejemplo, hay quien dice que Venezuela es un país “caribeño”, cuando realmente quienes han sido así calificados son aquellos situados en el mar Caribe, así Venezuela lo tenga por Norte, o participe en los juegos beisboleros del Caribe o forme parte de Petrocaribe, donde hay países que no son caribeños, como México en ese deporte y Nicaragua en la organización petrolera.
 
El tema no se queda allí. En días pasados, unos narradores de futbol se referían a la selección colombiana como equipo el “cafetalero”, y al uruguayo como el “charrúa”, como que si los primeros representaran al gremio de cafeteros de su país, y los segundos a los indígenas precolombinos cuando, además de esa organización tribal, existían en la región del Río de la Plata otras como los Yaros, los Bohanes, los Chanaes y los Minuanes, aunque hoy se les conozca a todos como complejo charrúa.
 
El tema parece intranscendente, especialmente cuando se trata de deportes, donde se podría justificar que el uso de esos calificativos son producto de la emoción de los narradores más que de un interés por propalar mentiras; pero cuando se trata de ubicaciones geográficas indebidas se van tergiversando los verdaderos conceptos para sustituirlos por calificativos que pueden llegar a falsear la geografía y la historia y para muestra, recuerde usted, amigo lector, que en la escuela le enseñaron que Venezuela es un diminutivo cariñoso que le dio Américo Vespucio a esta parte del nuevo continente al recordar las similitudes de las construcciones de los indígenas en el Lago de Maracaibo a  las de la romántica e inolvidable capital del Véneto, cuando en realidad en lo que dijo fue que[…] vio viviendas ´construidas con mucho arte sobre el mar, como en Venecia […]una ´grandísima popolazione´” (http://www.cervezazulia.com/el-verdadero-significado-de-la-palabra-venezuela-por-nestor-gonzalez/).
 
Por supuesto, no piense que su maestra de primaria le engañó pues, como expresa Néstor L. González,  “Ella también estaba engañada. Es que las mentiras pasan de generación en generación con más fuerza que las verdades”.

Deja un comentario