Al padre Gustavo Sucre S. J., Secretario por décadas de la UCAB, venezolano culto e inteligente que supo desempeñar su magisterio con vocación y dedicación, en lo que lo acompañó por muchos años su gran amigo y recordado docente ucabista el padre Fernando Pérez Llantada S. J.., cuya memoria  también invoco. In memoriam.
 

EL APOLITICISMO MILITAR

La Constitución de 1961, publicada un 23 de enero para recordar para siempre el nacimiento de la democracia de partidos institucionalizada en la República civil que rigió hasta 1998 cuando el soldado ex golpista del 4 de febrero de 1992, Hugo Rafael Chávez Frías se convirtió en Presidente de la República, proclamaba en el artículo 132 el apoliticismo militar en los siguientes términos:

Las Fuerzas Armadas Nacionales forman una institución apolítica, obediente y no deliberante, […] al servicio de la República, y en ningún caso al de una persona o parcialidad política”.

Este dispositivo, de meridiana claridad y de fácil interpretación, permitió que durante 40 años las Fuerzas Armadas Nacionales se mantuvieran en sus cuarteles, como se dice coloquialmente, aunque en realidad cumplía a cabalidad con el mandato constitucional a sabiendas de que cualquier militar, al igual que cualquier civil, tenía el derecho de profesar la ideología política que deseara, siendo público y notorio que altos mandos de la milicia eran afectos a los partidos que participaban en el juego democrático sin hacer vida política y otros jugaban, como aquellos tristemente célebres del Samán de Güere, al coup d´etat.

La Constitución de 1999 fue más explícita que su antecesora de 1961 y amplió lo relativo al tema militar en un capítulo al que denominó DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL, lo que implicó un cambio a la denominación que la precedía -FUERZAS ARMADAS NACIONALES- con la intención clara de efectuar modificaciones en las denominaciones de las instituciones, como fue el caso de la Corte Suprema de Justicia, que pasó a llamarse Tribunal Supremo de Justicia.

Pues bien, en el artículo 228 de la Constitución vigente, se lee:

La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, […] está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna […].”; y en el artículo 330 de la Constitución vigente se lee:

“Los o las integrantes de la Fuerza Armada Nacional en situación de actividad tienen derecho al sufragio de conformidad con la ley, sin que les esté permitido optar a cargo de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”.

De acuerdo a ambos dispositivos, es elemental deducir que el constituyente quiso que la FAN fuera una institución profesional sin militancia política, dándole el derecho a sus integrantes para ejercer el derecho al sufragio universal en los comicios pero a la vez les restringió el derecho a postularse para ejercer cargos de elección popular -diputado, gobernador, concejal, alcalde- y expresamente les prohibió participar en actos políticos que implicaran propaganda o proselitismo, y tampoco afiliarse a toldas políticas.

Fundamentado en tan claros principios programáticos fue que el Presidente de la Asamblea Nacional acertadamente advirtió a los militares activos que se mantuvieran ajenos a la política cuando recomendó a un “señor general” en el acto de la presentación del informe de cuentas del Presidente de la República que se despojara del uniforme si quería intervenir en la vida política nacional.

Por supuesto, a la milicia activa no le ha gustado que se la encasille en el calificativo de apolítica que, según el DRAE, significa “Ajeno a la política o que se desentiende de ella”, y por ello ha aventurado a alegar que lo que el constituyente quiso decir es que la FAN no tiene militancia política. Ciertamente que no es lo mismo ser apolítico o no tener militancia política, pero sabiamente el constituyente fue explícito cuando le prohibió hacer propaganda, tener militancia o hacer proselitismo político, lo que, sin duda conduce a la apoliticidad militar. 

En fin, la diatriba ha de seguir porque los militares venezolanos no quieren perder un espacio que han ocupado y defenderán sus presuntos derechos a actuar en el mundo de la política; pero  como ha dicho Fernando Mires (http://polisfmires.blogspot.com/2016/01/fernando-mires-notas-sobre-el-ejercicio.html).:

«La no adscripción política de las fuerzas armadas es una garantía que asegura la neutralidad profesional de los militares en el ejercicio de su profesión así como la libertad política de los militares en el ejercicio de sus derechos ciudadanos”.

 

EL VEJAMEN A LOS VISITANTES EN LOS CENTROS DE RECLUSIÓN

El tema no es novedoso, puesto que se remonta a la pena de prisión nacida en España en el siglo XVI como sustituto de las condenas a galeras o a trabajos forzados, cuando el reo era oprobiosamente tratado al considerarse la privación de libertad como un castigo y no como un alojamiento para la reeducación del delincuente; y  ello no ha evolucionado mucho si se toma en cuenta que constantemente las ONG´S de derechos humanos denuncian los malos tratos a los prisioneros.

Pero resulta que el tratamiento inhumano no se concentraba solamente en los detenidos, sino que se extendía a los visitantes de éstos, a quienes con frecuencia se les sometía a humillaciones de todo tipo, desde la simple requisa del cuerpo hasta el acoso personal obligándose a quienes acudían a ejercer el derecho de visita a despojarse de sus vestimentas para ser “inspeccionados” e, incluso, abusados sexualmente con el “manoseo” de sus partes íntimas por parte de sádicos e indeseables carceleros y vigilantes que, además, extorsionaban con el pago de sumas de dinero para permitirles el acceso. Los filmes sobre cárceles y carceleros han presentado escenas en las que hasta se exigían favores sexuales a las mujeres para facilitar las visitas a sus parejas.

Esta situación se agrava cuando se trata de personas privadas de libertad en establecimientos en prisiones militares por razones políticas, donde la vigilancia de los detenidos la hacen carceleros que forman parte del estamento armado pues, en esos casos, además de esa enfermiza desviación hacia el sadismo que generalmente afecta a los celadores, asumen posiciones políticas y toman partido por los gobernantes que mantienen encerrados a sus enemigos, con lo que extienden sus reprimidos resentimientos contra los familiares y visitantes de sus presos. Ejemplo de ello lo tenemos en el caso del injusta e ilegalmente procesado político Leopoldo López Mendoza, quien cumple condena en un centro de detención militar por obra y gracia de la sumisa voluntad de serviles funcionarios judiciales de cuyos nombres no quiere acordarse este escribidor, al menos en esta reflexión.

Ello explica lo sucedido recientemente con los vejámenes del que han sido objeto dos damas, Lilian Tintori y Antonieta Mendoza de López, en presencia de dos menores, hijos y nietos de ambas, respectivamente, cuando intentaban cumplir con su derecho a visitar a Leopoldo López Mendoza: Un militar y sus subordinados, en lugar de cumplir con la función de vigilar y controlar el acceso de esas personas, las acosaron con delincuencial conducta pero, además, adoptando una postura política, lo que es inadmisible en los militares, a quienes la Constitución prohíbe hacer propaganda, tener militancia o hacer proselitismo político.

Como ha dicho Alfredo Romero, Director Ejecutivo del Foro Penal Venezolano,  “[…] ya se ha hecho sistemático el trato cruel a los presos políticos y sus familiares. Casos como el de Leopoldo López, Vasco Da Costa, Leonel Sánchez, Yeimi Varela, Yoselin Prato, Marcelo Crovato, Juan Carlos Nieto y Gerardo Carrero son sólo algunos ejemplos”, agregando: “Muy poco o casi nada han contado los presos y sus familiares sobre los que les ha pasado. Y los que han contado algo, como Lilian Tintori, les puede asegurar que han sido más bien muy reservados en cuanto a detalles. Sobre todo las mujeres” (http://www.lapatilla.com/site/2016/01/20/alfredo-romero-hay-evidente-sana-y-trato-cruel-contra-presos-politicos/).

Estas humillaciones no pueden pasar bajo la mesa. Tienen que ser denunciadas no solamente a nivel nacional sino internacional ante organismos de derechos humanos y lograr la apertura de las investigaciones pertinentes destinadas a castigar severamente a los autores de tan abominables delitos. Luis Almagro, Secretario General de la OEA, ya ha repudiado los acosos contra Lilian Tintori calificándolos de un «atentado a la dignidad humana» (http://informe21.com/politica/luis-almagro-condena-los-hostigamientos-contra-lilian-tintori).

Por cierto, este escribidor no tiene ninguna relación de parentesco con un carcelero militar cuyo segundo apellido es SOSA, a quien las agredidas señoras señalaron como autor material e intelectual del maltrato del que fueron objeto, y del que @palmapedroa se ha expresado así:

“Quien ordenó la vejación a la esposa y a la madre de Leopoldo López en presencia de sus hijos es un ser despreciable y cobarde”.

INFLACION: LA CONFISCACIÓN DE LAS REMUNERACIONES Y GANANCIAS

No va este escribidor a dar explicaciones sobre el fenómeno de la inflación, sino algunas referencias sobre la confusa y a veces ininteligible información contenida en las estadísticas que cada experto elabora y que al menos coinciden en que las cifras suministradas por el ente obligado a ello, el Banco Central de Venezuela, son inferiores, cuando no inexistentes, al menos a lo largo de 2015; y es que, finalmente el BCV se dignó decir que la inflación anualizada desde septiembre de 2014 al mismo mes del año 2015 fue de 141,5%, como  lo reseñó en su portal web, agregando que la inflación acumulada durante los primeros nueve meses del año 2015 fue de 108,7%.

Pero resulta que usted, amable lector, escucha y lee que el diputado opositor Julio Borges ha estimado que la Inflación en el sector alimentos, en la gestión de Maduro, ha sido de 1.000% en apenas tres años (http://elsiglo.com.ve/2016/01/17/julio-borges-inflacion-de-alimentos-con-maduro-es-de-1-000-en-tres-anos/); que el economista Francisco Faraco ha comentado que el Banco Central de Venezuela (BCV) “está subestimando” la verdadera tasa de inflación en el país –que él estima en 300%- pues el cálculo del instituto emisor sólo toma en cuenta los precios regulados que no son los que realmente paga el consumidor en el mercado (http://informe21.com/economia/francisco-faraco-estima-en-300-tasa-real-de-inflacion-en-el-pais); y que el también diputado opositor y experto financiero José Guerra ha sostenido que para el 2015 la inflación anual alcanzó el 270% (http://www.noticierodigital.com/author/joseguerra/); lo que no solamente contradice las cifras del BCV sino hasta las afirmaciones del Presidente Maduro cuando vaticinó que la inflación para el cierre del año estaría en 100% por supuesto, inducida por los empresarios! (http://www.el-nacional.com/economia/Maduro-confeso-inflacion-podria-cerrar_0_721127893.html).

La verdad no está en las cifras. Se encuentra cuando el consumidor acude al mercado y el dinero ahorrado para comprar la cesta alimentaria no le alcanza para cubrir el costo de ésta, ni para adquirir un repuesto, o pagar una medicina, cuando consigue esos u otros productos.

Por eso, este escribidor se aterra cuando lee que  según fuentes de Andrés Oppenheimer, el FMI dará a conocer sus pronósticos oficiales en los próximos días y se espera que estimen que la inflación de Venezuela sea más del 500% para el 2016 (http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/andres-oppenheimer-es/article55080805.html); y que Venezuela puntea por encima de economías devastadas por la guerra, como las de Sudán del Sur, Ucrania y Siria (http://runrun.es/la-economia/244126/venezuela-tiene-la-inflacion-mas-alta-del-mundo-esta-por-encima-de-sudan-y-ucrania.html).

Al final, el resultado es que las remuneraciones y las ganancias son confiscadas por la inflación afectando a todos, pero fundamentalmente a quienes devengan menores ingresos, haciendo irrealizable la adquisición de bienes y servicios.

 

LA CAIDA LIBRE DEL PRECIO DEL PETRÓLEO

En las REFLEXIONES A PRIMEROS DE ENERO 2015 este escribidor publicó LA IMPREVISIBLE CAÍDA DEL PRECIO DEL PETRÓLEO, en el cual, entre otras cosas, decía que “[…] el precio del petróleo ha venido cayendo a niveles inimaginables, incluso  para los promotores del socialismo del s. XXI que fundamentaron su política de economía dirigida en un barril con un elevado precio que le permitiera un elevado gasto público y el suministro de petróleo a Cuba y a otros países de Centro América y del Caribe en base a contratos con precios y condiciones privilegiadas”.

Luego de una serie de consideraciones acerca de la fijación del precio del petróleo y su descenso continuo, agregaba que “[…] no son esperanzadoras las noticias en cuanto al precio del principal producto de exportación venezolano en un negocio muy sofisticado y volátil como el petrolero”.

Resulta que no han transcurrido ni siquiera 30 días del mes de enero cuando la Agencia Internacional de la Energía (AIE/IEA) ha sugerido que los mercados globales de petróleo podrían «ahogarse en la sobreoferta», provocando todavía mayores caídas de los precios mientras la demanda se ralentiza mientras Irán reaviva las exportaciones tras el fin de las sanciones que le habían sido impuestas por la comunidad internacional, añadiendo que «Aunque el ritmo de incremento de los inventarios decrezca en la segunda mitad del año por la caída de la producción de los países de fuera de la OPEP, a menos que algo cambie, el mercado de petróleo podría ahogarse en la sobreoferta» (y) los precios «[…] podrían caer más» (http://www.eleconomista.es/materias-primas/noticias/7287708/01/16/La-AIE-alerta-el-mundo-se-puede-ahogar-en-petroleo-y-el-precio-va-a-caer-mas.html).

A todo esto, habría que agregar que el aumento de la producción de petróleo iraní puede hundir su precio a 10 dólares (http://www.abc.es/economia/abci-aumento-produccion-petroleo-irani-puede-hundir-precio-10-dolares-201601180325_noticia.html).

Si estas previsiones se confirman -Moody’s rebajó la posición de  Venezuela a Caa3, a un paso del default (http://www.forbes.com/sites/francescoppola/2015/01/13/the-impending-collapse-of-venezuela/#437ebc1c1cd7)- el panorama se torna difícil para Venezuela como productor de petróleo, con un precio en caída libre y, por ello, pareciera
válida la recomendación de @AlbertoRavell a los venezolanos:

“Amárrense los pantalones que comenzó el joropo y no hay alpargatas”.

Un comentario en “REFLEXIONES A ULTIMOS DE ENERO 2016”

  1. Muy interesante e informativo el texto sobre la realidade y la barbaridad venezolana. És similar en mi patria brasileña. Bendiciones incesantes de la poetisa brasileña Cynthia Porto.

Deja un comentario