Al doctor Jesús Ramón Quintero, abogado,  penalista y académico, viejo amigo. In memoriam.
 

LOS DIMES Y DIRETES ENTRE LOS PRESIDENTES DE LA AN Y DEL TSJ

En “La curiosa interpretación judicial de la democracia” (http://www.analitica.com/opinion/la-curiosa-interpretacion-judicial-de-la-democracia/), se lee:
 
“En nuestro país nos estamos acostumbrando a escuchar novedosas sandeces por parte de funcionarios públicos a los que, por carecer de una ideología sustentada -para no decir sustentable- no les da pena alguna decir lo primero que les pasa por la cabeza para justificar el estado actual de las cosas y mostrar su  fidelidad a prueba de todo con el supuesto “proceso revolucionario”.
 
Este comentario del prestigioso portal vino a colación con motivo de las palabras pronunciadas por la Presidente del Tribunal Supremo de Justicia en el acto de apertura del Año Judicial 2016, al afirmar que la máxima autoridad judicial es un supra poder que puede revisar cualquier acto de los que haya emitido o pueda emitir cualquier poder u organismo del Estado.
 
La alta investidura judicial quiso retrucar lo dicho días antes por el Presidente de la AN en un acto protocolar cuando, dirigiéndose a la Presidente del TSJ y mirándola a la cara, le recordó que los únicos electos por el pueblo venezolano, y por tanto poder originario, son el Presidente de la República y los diputados; con lo que quiso remarcar la autoridad judicial que a los últimos les corresponde la designación de los magistrados del TSJ y, por ende, puede destituirlos en la forma y con el procedimiento previsto en la Constitución.
 
Para este escribidor son dos aspectos distintos: uno, el que en efecto el Presidente de la República y los diputados son producto de la voluntad popular, y  los magistrados del TSJ son elegidos por la AN, pudiendo ser destituidos por la propia AN dentro del marco constitucional; y dos, que las atribuciones del TSJ están asignadas por la Constitución y por tanto regladas, no pudiendo excederse del marco previsto por el constituyente, ni erigirse por encima de los otros poderes.
 
De manera, pues, que lo que pareciera ser una diatriba entre las dos cúspides de poderes no lo son, porque los aspectos a que atienen son distintos. Sin embargo, pocos días después, el Presidente de la AN hizo un serio y grave cuestionamiento que merece ser considerado con sumo detenimiento por aquello de que “guerra avisada no mata soldado…y si lo mata es por descuidado”:
 
“[…] el Tribunal Supremo está creando una crisis institucional que busca dar un golpe de Estado para dejar a Maduro como presidente, algo que no pudo conseguir por los votos. El Supremo ha violado sistemáticamente la Constitución, no ha sido votado por el pueblo y está contribuyendo a una desestabilización que puede conducir a un golpe de Estado”.
 

EL COMPLICADO PROTAGONISMO DE “EL QUE A HIERRO MATA, A HIERRO MUERE” EN LOS PROCESOS DE TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA

Desde su infancia, este escribidor escuchaba a sus padres repetir el refrán cuando se referían a la represión de los dictadores del s. XX, señalando que esos sujetos recibirían el mismo trato que habían dado a sus adversarios; y también lo decían machaconamente para inducirnos a los hijos que generalmente uno suele experimentar el mismo daño o los mismos males que causó a otro.

Pues bien, parece ser que el antecedente antiguo del dicho se encuentra en el evangelio según San Mateo cuando narra la detención de Jesús de Nazaret:

«Y he aquí que uno de los que estaban con Jesús, tirando de la espada hirió a un criado del príncipe de los sacerdotes, cortándole una oreja. Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a la vaina, porque todos los que se sirven de la espada por su propia autoridad, a espada morirán».

Sea cual sea su origen o la aplicación que explicaban nuestros ancestros, lo cierto es que es frecuente conseguir en cualquier sitio u oportunidad a alguien que abusando de su posición de dominio maltrata a otros; y, en esos casos puede decirse sin ambages que “el que a hierro mata, a hierro muere”.

En la política, cuando un gobernante ha violentado los DDHH, ha infringido cuantos derechos constitucionales materiales e inmateriales estén consagrados en la carta magna, cuando han detenido sin fórmula de juicio a adversarios hasta dejarlos morir de inanición, en fin, cuando ha usado y atropellado en nombre de una ideología, sea cual fuera, cuando se ha enriquecido groseramente, no puede pretender que, al cesar sus funciones por el mecanismo que sea, salga ileso, bendecido y preparado para pasar a los altares religiosos pues debe rendir cuentas de sus desmanes a la sociedad. No se trata de aplicar el “ojo por ojo, diente por diente” de la ley del Talión, sino de satisfacer a la sociedad por los crímenes cometidos, ni decirle: “Compadre, el que a hierro mata, a hierro muere, y ahora le toca a usted tragar su propia medicina”.

Suena atractivo, como deleitosa crueldad refinada, imaginarse uno frente a quien fuera su torturador, o a quien le expolió sus bienes, o a quien le causó cualquier daño a uno cuando, poseído del “mareo de altura”, el sátrapa ejercitaba el mando, y hacerle aplicar igual pena que la que aquel ocasionó; pero la civilización se impone por encima de los sentimientos irracionales, particularmente cuando hay que negociar la transición hacia la democracia mediante una honorable salida; y es allí cuando se torna complicado el punto de encuentro porque en él, indefectiblemente y frente a los opositores, tendrá protagonismo aquel sujeto que buscará garantías -ley de impunidad- para entregar el poder para evitar que se le aplique el mismo hierro que utilizó para gobernar. 

 

NI VENCERÁN NI CONVENCERÁN

“Viva la muerte, muera la inteligencia”. Estas lamentables palabras, atribuidas al general José Millán-Astray en los comienzos de la guerra civil española, al enfrentarse al rector de la Universidad de Salamanca, Don Miguel de Unamuno, se reproducen 80 años después, en Caracas, Venezuela, cuando de manera insólita y sin explicación, ministros y voceros oficialistas, en respuesta a un proyecto de ley que asigna propiedad a ciertas viviendas, dijeron “NO A LA PROPIEDAD PRIVADA DE LA GMVV, pretendiendo defender lo indefendible con insensatos argumentos.

Ello no es más que una ofensa  a la inteligencia media del venezolano, constituyen un reflejo de la confusión, falta de norte y desesperación de esos actores políticos que maliciosamente tergiversan la realidad sobre el derecho de propiedad y van contra la aspiración de ser humano aun mínimamente inteligente  de tener una vivienda propia, por muy humilde que sea, porque el derecho de propiedad es innato, no solamente producto del desarrollo de los DDHH.

En aquella oportunidad histórica, el ilustre filósofo respondió al general franquista, lacónicamente:

“[…] Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis”.

El franquismo venció pero no convenció, pues gobernó 39 años, cuando fue enterrado junto con el generalísimo Franco en el “Valle de los caídos” para abrir los caminos que conducirían a España hacia la democracia; pero la diferencia escriba en que quienes niegan el derecho de propiedad de una vivienda de la GMVV ni vencerán ni convencerán.

MIRANDO AL FUTURO

El International Centre for Trade and Sustainable Development (Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible) and el World Economic Forum (Foro Económico Mundial) organizaron un grupo de trabajo para discutir las políticas de inversión, centrándose en el derecho internacional de la inversión y el régimen de la política y el pensamiento de 5-10 años por delante.

El informe que produjo el grupo de trabajo (http://ccsi.columbia.edu/files/2015/08/E-15-Investment-policy-options-published-Jan-16.pdf.) se publicó el 22 de enero de 2016, durante una rueda de prensa en Davos, Suiza, y en él se identifican las siguientes áreas de
actuación:

  • La actualización de la finalidad y el contenido de los acuerdos internacionales de inversión;
  • El lanzamiento de un programa de apoyo internacional para
    la facilitación de la inversión sostenible; frente al reto de la prevención,
    gestión y resolución de conflictos;
  • El establecimiento de un centro de asesoramiento en derecho internacional de inversiones; la negociación de un marco multilateral / plurilateral de la inversión; y
  • Un proceso informal e incluyente de construcción de consenso sobre el derecho internacional y la política de inversión

Como se observa, se trata de un ambicioso plan cuya principal particularidad está en que se trata de una previsión para un futuro período de 10 a 15 años lo cual luce como una opción para aquellos que los países que quieran optar por el desarrollo antes de permanecer en el subdesarrollo populista o en el fallido socialismo del s. XXI.

 
“LA MEMORIA HISTÓRICA EXISTE Y ¡AY DEL PUEBLO QUE LA PIERDA!”
 
Así lo dijo don José Manuel Roldán Illescas, Catedrático de Historia Antigua Universidad Complutense; y viene a colación en esta reflexión cuando este escribidor, leyendo al célebre Arturo Pérez-Reverte en su selección de artículos 1998-2001 que ha titulado “CON ANIMO DE OFENDER” (2008 Santillana Ediciones Generales S. L.), encontró uno con el mote de “ARAGÓN TAMBIÉN EXISTE”, redactado por el escritor con motivo de una exposición que se realizaba para aquel momento en Madrid, conocida como “Aragón, reino y corona”, lo que él consideró que fue hecha para “[…] poner en su sitio a unos cuantos timadores y mangantes, de esos que les pagan pesebres a sus historiadores de plantilla para que descosan y vuelvan a coser la Historia a medida […]“.
 
Para don Arturo, la exposición era una buena iniciativa de Aragón ante tanta “mentecatez” histórica, por lo que, luego de narrar la evolución histórica de la monarquía aragonesa medieval, afirma que “[…] existió un imperio catalán que hasta hace cuatro días pasó inexplicablemente inadvertido a los historiadores […]  Así que me alegro, oigan, de que aquel digno y viejo Aragón olvidado, marginado, asfixiado por la perra política de este perro país, aun sea capaz de decir aquí estoy, desmintiendo a tanto oportunista y a tanto manipulador y a tanto mercachifle. Recordando que existió una corona aragonesa que constituyó el imperio más extenso del Occidente medieval, donde, bajo su nombre y sus barras, Aragón, Cataluña y Valencia compartieron aventuras, comercio, guerra e historia, enriquecieron sangres y lenguas con el latín, el catalán y el castellano, cartografiaron el mundo, construyeron naves, pasearon mercenarios almogávares y dominaron territorios que luego aportaron a lo que ahora llamamos España, con la manifestación de los fueros y libertades propios de aquella fórmula […] ´si non, non´ mediante la cual los nobles aragoneses […] acataban la voluntad del rey de tú a tú […]“.
 
La tergiversación de la historia está presente en nuestros días, en todas partes, porque existen intereses, generalmente políticos, que quieren borrar de un plumazo siglos de recopilación de información y de datos históricos para hacer aparecer una tradición independista que no existe, o para desaparecer hechos del pasado que pueden afectar los fines políticos de alguien del presente. Por ello, el mensaje que encabeza esta reflexión adquiere vigencia cuando se quiere destruir la memoria de los pueblos.
 

EL INSOLITO PODER DE LA DELINCUENCIA

El jueves de la primera semana de febrero, Maracay amaneció paralizada por un “toque de queda” impuesto por los líderes de la banda criminal Tren de Aragua. Los comercios permanecieron cerrados y las calles desiertas, ante el temor de que surgiera alguna represalia por parte de los delincuentes.

Ante este increíble hecho, un abogado penalista-criminólogo, advirtió  que no es la primera vez que un delincuente aplica un toque de queda en el país (http://www.lapatilla.com/site/2016/02/05/luis-izquiel-sobre-toque-de-queda-en-maracay-esta-en-peligro-la-gobernabilidad-en-venezuela/); y el coordinador de Vente Venezuela en Aragua (http://www.ventevenezuela.org/luis-barragan-en-aragua-hay-un-estado-paralelo-la-delincuencia/), calificó el toque de queda informal como un “terrorismo de Estado por delegación”, al haber dejado a Maracay en las manos de bandas al margen de la ley, sentenciando:

“[…] hay un Estado paralelo que pulveriza el Estado de Derecho: la delincuencia”.

El cuento que ha dado tanto que hablar en forma tan alarmante como preocupante se resume así:

El cómplice y cooperador de un pran que dirige la banda delictiva mencionada fue abatido en un enfrentamiento con las autoridades policiales, por lo que el pran ordenó el traslado del cadáver en un acto público por toda la ciudad de Maracay, para lo cual logró mediante chantaje y amenazas que los comerciantes cerraran las puertas de sus negocios y la gente se refugiara en sus casas, mientras una caravana de motorizados, con custodia de la policía estatal, acompañaban al séquito hasta el cementerio donde se le daría sepultura.

Esto, sin más comentarios, revela una descomposición social en la que la delincuencia se impone sobre la sociedad, ante la mirada impávida de las autoridades estatales; y, para colmo, un par de días siguientes al evento popular del hampa aragüeño, los medios informaron que un grupo de antisociales, en una operación tipo comando, logró apoderarse de un arsenal que se encontraba en el Destacamento de la Guardia de Honor que custodia la casona presidencial del gobernador del Estado Aragua!!!.

El asunto no termina con estos hechos peligrosamente reiterativos de otros actos delictivos, y parece que va en ascenso al punto que el director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, ha afirmado que “[…] el nivel de organización del delito y del crimen en Venezuela está sustituyendo al Estado en algunos territorios” (http://www.lapatilla.com/site/2016/02/08/bandas-armadas-se-apoderan-de-las-calles-en-venezuela-para-celebrar-sus-velorios/).

Con razón dice el viejo adagio que “cuando el príncipe es un tahúr, el palacio es un garito”.

Un comentario en “REFLEXIONES A ULTIMOS DE FEBRERO 2016”

Deja un comentario