A Rosa María Clemente Diéguez,
Rosamari, abogada en propiedad intelectual y buena amiga. In memoriam.
 
EL FINAL DEL PODER LEGISLATIVO EN VENEZUELA
 
En LA DISOLUCIÓN DE LAS INSTITUCIONES publicada  en el boletín AIPOP (http://aipop.org/web/la-disolucion-de-las-instituciones/) y reproducida en  REFLEXIONES A ULTIMOS DE SEPTIEMBRE 2016, expresaba este escribidor que  “[…] al proceder como lo viene haciendo el TSJ, y fundamentalmente su Sala Constitucional, desconoce y viola el principio de primacía de la ley, conforme al cual todo ejercicio de un Poder Público debe realizarse dentro del ordenamiento jurídico vigente, y no en función de la voluntad de las personas, porque arbitrariedades como las que viene cumpliendo el órgano jurisdiccional escapan de la esfera del estado de derecho para convertirse en un instrumento político que, además de entorpecer la actividad legislativa de la AN, termina por disolver toda la estructura institucional del Estado”.
 
Pues bien, de nuevo la Sala Constitucional del TSJ (SC-TSJ), con la sentencia- ampliación (¿?) del fallo 810 del 21 de septiembre de 2016, en ponencia “conjunta” –coloquialmente “los mochos se juntan para rascarse”- ha vuelto a echar por tierra el principio de primacía de la ley y, específicamente, el principio de la separación de poderes, al decidir, que “[…] el Presidente la República deberá presentar el presupuesto nacional ante esta máxima instancia de la jurisdicción constitucional, dentro de los cinco (5) días siguientes a la notificación de la presente decisión, bajo la forma de decreto que tendrá rango y fuerza de ley, la cual ejercerá el control de ese acto del Poder Ejecutivo Nacional, conforme a lo previsto en el Texto Fundamental, todo ello en garantía de los principios constitucionales que rigen la materia presupuestaria”. (http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/octubre/190792-814-111016-2016-2016-897.HTML).
 
De esta manera, la SC-TSJ, en cumplimiento del colaboracionismo de poderes, no solamente ha sustraído a la Asamblea Nacional de sus facultades constitucionales para aprobar el presupuesto anual 2017 sino que, como un maleficio, además de usurpar tales facultades, ha hecho desparecer a la AN de la estructura del Poder Público bajo la mirada atónita de civiles, militares y el clero, consumándose definitivamente la disolución de las
instituciones y el final del Poder Legislativo; y como ha dicho Román J. Duque Corredor (www.facebook.com/duquedeprado?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf), la patética y servil actitud de la SC-TSJ -propia de tinterillos, mujiquitas y empíricos leguleyos capeados de toga y birrete, agrega este escribidor- constituye un acto de rebelión civil contra el Estado venezolano y muestra el desprecio patente, notorio y hostil de esa instancia judicial hacia la Constitución.
 
A PROPÓSITO DE DIALOGOS
 
En estos días se han acentuado los rumores de diálogo entre gobierno y oposición venezolanos, donde según parece participan como mediadores tres ex Presidentes extranjeros.
 
Unos, de oposición, niegan que lo haya, otros por el contrario, de gobierno,  dicen que sí existen conversaciones y por su parte el ciudadano común no sabe cuán cierto es todo esto que gira alrededor de unas negociaciones políticas.
 
Ahora bien, sea cierto o no, lo que no se puede tapar con un dedo es que para dialogar se necesitan al menos dos partes para montar una agenda que deberá ser discutida, sobre todo cuando quienes median  son importantes figuras que han tenido un pasado público, bueno y malo, porque en sus respectivos países está a la vista.
 
Ellos, han venido al país en distintas oportunidades en su rol de mediadores, como lo han reconocido, lo que hace que hasta el más ingenuo piense que, en efecto, hay un proceso de diálogo.
 
Por tanto, y como no hay secreto entre cielo y tierra, parece que lo razonable es que se hable francamente y con claridad, sin tapujos ni agendas escondidas que solamente crean zozobra y generan suspicacias entre quienes aspiran alcanzar alguna solución pacífica, democrática e inmediata que les permita vivir en paz y tranquilidad.
 
COMPLIANCE”, NORMA ISO 19600 Y
CORRUPCIÓN
 
La globalización, con el soporte de la tecnología de la información y de la comunicación, ha hecho que los cambios sociales, económicos y políticos en las sociedades contemporáneas se suceden cada vez con mayor frecuencia, incorporando novedosas ideas que se han ido transformando en un mejor bienestar colectivo.
 
Pero a la par de ello, la actividad criminal, como indeseable fenómeno social, también se introduce junto con los cambios y, al igual que se hace necesario renovar los ordenamientos jurídicos para adaptarlos a las nuevas realidades, es preciso crear nuevas figuras delictivas y elencos de sanciones penales para brindar seguridad jurídica a la sociedad e instrumentos más efectivos para combatir la delincuencia, especialmente la de cuello blanco, que es donde principalmente se ubica la corrupción, la que incide en el desmejoramiento del funcionamiento de las instituciones estatales y afecta los intereses de la sociedad, obligando a los Estados a que se celebren tratados como la Convención Americana contra la corrupción y dicten leyes de carácter penal destinadas a castigar eso que se considera un flagelo de la sociedad.
 
Muchos son los tratados, convenios, leyes, acuerdos y hasta normativas y propuestas que emanan del sector privado, como la iniciativa de la Asociación Mundial de Juristas de promover ante la Asamblea Nacional un proyecto de “Ley de Recuperación de Activos producto de la Corrupción”, cuyo objeto es desarrollar los aspectos relativos a la identificación, localización y recuperación de activos vinculados con actividades ilícitas y lo concerniente a su administración y destino.
 
Pues bien, todo ese conjunto de esfuerzos desde diferentes esferas debe ser completado mediante la exigencia del cumplimiento de tareas elementales tanto en el sector público como en el privado, uno, promulgando un sistema de gestión corporativa para combatir la corrupción –Gobernance, Risk Compliance, en inglés- de los deberes legales y éticos en la actividad empresarial; y el otro aplicando regulaciones como la Norma ISO 19600 que trata de la estandarización de la gestión del cumplimiento normativo.
 
En los Estados Unidos, se han publicado un conjunto de normas para luchar contra la corrupción, que afectan no sólo a compañías americanas sino a las extrajeras aun constituidas y domiciliadas fuera de ese país:
 
La FCPA: Promulgadaen 1977 a raíz de Watergate. Se considera la primera norma anticorrupción y base del Compliance. Se enfoca en anti soborno y contabilidad y a grandes rasgos aplica a empresas americanas, que tengan intereses en Estados Unidos y que tengan negocios con empresas o que puedan afectar la economía americana y por tanto tiene efectos extra territoriales, razón por la cual las empresas americanas pueden exigir a sus contratistas en otros paises que cumplan estándares anticorrupción.
 
La US Sentencing Guidelines: Establece los principios conforme a los cuales los jueces americanos evaluarán las medidas preventivas tomadas por las organizaciones para prevenir delitos. Remedio del daño, si se dedica principalmente a actividad criminal, impacto financiero y gravedad del daño, y la existencia de una política interna de compliance y ética.
 
Ley Sarbanes Oxley: Nace con el fin de monitorear a las empresas que cotizan en bolsa de valores, evitando que la valorización de las acciones de las mismas sean alteradas de manera dudosa, mientras que su valor es menor. Su finalidad es evitar fraudes y riesgo de bancarrota. Afecta a todas las que coticen en la Bolsa de Valores de Nueva York.
 
Por su parte, la Unión Europea ha promulgado normas similares:
 
En Italia: Legge 262/2005 (2005); en Alemania: Estándar IDW AssS 980; en el Reino Unido: Bribary Act (2013), con efectos extra territoriales; y en España: Código Penal (2010), con severas penas.
 
En Latinoamérica, destacan Chile, con la Ley de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas (2009); Brasil, con la Ley Antisoborno (2013), aunque pareciera que en este país ha sido de poca utilidad en cuanto a la prevención de la corrupción, según parece de los escándalos que han conllevado a la separación del poder de la Presidente de la República; y en Venezuela existe una normativa difusa pero de contenido regulatorio que afecta las prácticas comerciales empresariales (Entre otras, la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada), pero que, según parece, no han tenido la efectividad requerida para enfrentar la corrupción.
 
En la esfera del sector privado, aunque es válida para el sector público, está la norma ISO 19600 que trata la estandarización de la gestión del Cumplimiento Normativo para que, a través de ella, y previo el análisis de la empresa o entidad de que se trate, se vayan estableciendo los mecanismos para minimizar riesgos y asegurar el cumplimiento normativo.
 
Como se observa, la NORMA ISO 19600 sería una estupenda herramienta para irse acercando a la transparencia administrativa, no solamente a nivel de la anticorrupción en el sector público como política pública, sino en el privado desde el mismo momento en que éste asume el compromiso de implantarlas como normativa general de obligatorio cumplimiento, bajo el control y supervisión de un “agente de cumplimiento” o “compliance officer” quien tendría la responsabilidad de hacer cumplir las normas y disposiciones legales y empresariales, a semejanza de lo que en los países serios los Contralores o Comptrollers y, de paso, minimiza las responsabilidades de los administradores de las
personas jurídicas. (Fuente: http://aipop.org/web/compliance-norma-iso-19600-y-corrupcion/)
 
LAS MARIPOSAS AMARILLAS Y  LA CIUDAD DEL GABO
 
En “EL PERDON NO FUE SUFICIENTE” publicada en REFLEXIONES A PRIMEROS DE OCTUBRE 2016, este escribidor expresó:
 
Durante el acto de firma de la paz en la amada ciudad del Gabo, la  de las mariposas amarillas, Cartagena de Indias  […]”.
 
Pues bien, el condiscípulo de los tiempos universitarios, Gustavo Méndez, con la acuciosidad que le caracteriza, ha hecho unos constructivos comentarios sobre el párrafo transcrito, partiendo de la ubicación en Barranquilla, de la escultura ‘Mariposas Amarillas’ instalada en homenaje al premio Nobel, un año después de su fallecimiento.
 
Como «Noblesse oblige«,  este escribidor consideró estar en la obligación de profundizar sobre el tema levantado por el excelente amigo, y resulta que lo de las mariposas amarillas
va más allá de Cartagena y Barranquilla. Veamos.
 
En el centro del patio central del Claustro de la Merced, al lado del Teatro Adolfo Mejía  de
Cartagena de Indias, ciudad donde vivió Gabriel García Márquez y que inspiró algunas de sus obras, está un memorial que consta de un pedestal cúbico de mármol donde se depositarán las cenizas que se cubrirán con un busto del nobel, esculpido por la artista británica Katie Murray. A menos de 300 metros de la casa de Gabo en Cartagena, que fue su segunda residencia más importante después de su domicilio en en Ciudad de México, la misma en la que falleció el 17 de abril de 2014.
 
De acuerdo a la información recabada, Cartagena sería el mejor lugar para que reposen las cenizas del genio de la literatura de habla hispana porque se identifica con su obra, al punto que el periodista estadounidense Jon Lee Anderson, ha dicho que esta ciudad «es como la piedra fundacional, es su crisálida»; y el escritor y periodista Sergio Ramírez, que además fue vicepresidente de Nicaragua entre 1985 y 1990, ha manifestado que «el país (Colombia) es su sepulcro, el país entero debería repartirse todas las cenizas de Gabo pero Cartagena es una ciudad emblemática para él […] La ciudad de su juventud; llegó aquí a los 21 años, aquí inició su actividad en el periodismo, inició su carrera frustrada de abogado, su carrera de escritor, Cartagena es el escenario de muchas de sus novelas”.
 
Por su parte, Gustavo Tatis, editor cultural del diario El Universal de Cartagena sostiene que «En Macondo están resumidas Aracataca, La Guajira, Barranquilla; incluso las últimas páginas de ‘Cien años de soledad’ están dedicadas a Barranquilla pero después de la creación de Macondo, García Márquez fija su mirada en Cartagena […] García Márquez tuvo una relación de amor y odio con Cartagena; Cartagena le recuerda a Gabo los años de la pobreza » […] Cartagena representa la decadencia, los conflictos, es una sociedad clasista y racista; y García Márquez lo descubrió desde el primer día que llegó, en cambio Barranquilla (donde contrajo matrimonio con Mercedes Barcha en 1958) es una ciudad distinta donde no había inquisición«.
 
También la periodista chilena Mónica González ha dicho que «Gabito le dio la magia a Cartagena […] La ciudad será reconocida para siempre como la ciudad de Gabo, estará enorme talento, a su magia«.
 
Visto así, es claro que el Gabo cabalgaba entre dos ciudades, cercanas y distantes a la vez, y aunque la escultura esté en Barranquilla, la ciudad de las mariposas amarillas es Cartagena.
 

 

 

Deja un comentario