Al doctor Alberto Baumeister Toledo, apasionado litigante, catedrático universitario, juez, académico de honrosa trayectoria y, por demás, buen amigo. In memoriam.


El privilegio de la mentira es que siempre vence a quien pretende servirse de ella.  El odio es en sí mismo una mentira.  No se puede odiar sin mentir.  Albert Camus.

Reflexiones de Abril de 2018

Cuando el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos libró sanciones contra integrantes del TSJ, estos, con descaro digno de mejor causa, acusaron al Departamento del Tesoro de pretender

[ … ] mellar la independencia del poder judicial para así tomar control de la administración de justicia [ … ] coaccionar e intimidar la conciencia de los magistrados del máximo órgano judicial [ … ] para así imponer una agenda al margen de las leyes y del proceso democrático de nuestro país.

Asimismo, calificaron la decisión del Departamento del Tesoro de “acto arbitrario” que

[ … ] viola los derechos fundamentales de los magistrados al imponer sanciones unilaterales [ … ] que solo, y a la luz del derecho internacional, pueden ser decretados por instancias judiciales y cumpliendo con los derechos universales del debido proceso y derecho de la defensa.

A continuación, pidieron a

[ … ] las instancias judiciales del mundo (que) rechacen, por su ilegalidad e ilegitimidad, tales sanciones [ … ] que no cumplen con los mínimos requisitos jurídicos plasmados en los convenios y tratados internacionales.

Luego de otros razonamientos parcializados y de orden político, concluyeron diciendo que

[ … ] permaneceremos atentos a que el estado democrático y social de derecho y de justicia, que propugna nuestra constitución, no sufra las consecuencias de estas agresiones personales, pero que tienen como única finalidad mostrar la convicción jurídica de estos honorables magistrados de la república”.

Luego de esa estridente pataleta, los afectados permanecieron en silencio y, en clara sumisión a la decisión, desde entonces se han abstenido de visitar el país del norte, a sabiendas de que, de hacerlo, sufrirían las consecuencias.

En septiembre de 2017, Canadá sancionó a Nicolás Maduro y 39 funcionarios venezolanos, y a algunos integrantes de TSJ, incluyendo su Presidente, y la expresidente del mismo, la inefable Gladis Gutiérrez, lo que abarcó la congelación de activos y la prohibición realizar negocios con los penalizados. No hubo respuesta del afectado ni del TSJ a la acción tomada por los canadienses.

La Unión Europea siguió el ejemplo de sus predecesores y, en enero de 2018, dio visto bueno a la imposición de sanciones contra responsables de la represión y de la situación política venezolana, mencionando entre los penalizados al Presidente del TSJ, ordenando la congelación de activos y la prohibición de viajar por los países del bloque.

A este respecto, el Presidente de la instancia judicial lacónicamente criticó la decisión europea calificándola de injerencista y violatoria de la soberanía venezolana .

En marzo de 2018, el gobierno suizo promulgó sanciones contra Venezuela y congeló los fondos de siete altos funcionarios, entre ellos el presidente del Tribunal Supremo, basando la decisión en

[ … ] las violaciones a los derechos humanos y al deterioro del Estado de derecho y de las instituciones democráticas.

Finalmente, el Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá, también en marzo, elaboró una lista de alto riesgo en materia de Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y Financiamiento de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva, en las que se incluyó a Maduro, a otros altos funcionarios de su gobierno y, por supuesto, al Presidente del TSJ, ordenándose que se establezcan “[ … ] políticas y procedimientos de debida diligencia incrementada” para todas las transacciones que involucren a estas personas.

Como esta reflexión se refiere a las sanciones en relación con los integrantes del TSJ, este escribidor va a hacer caso omiso de las expresiones ajenas al lenguaje diplomático y al respeto a los terceros que han utilizado Maduro y otros altos cargos contra las autoridades de los países que les han sancionado porque es mera retórica de plaza al estilo fidelista de los 60´s del siglo XX, aparte de la perversa y evidente distorsión de los hecho con claramente populista y demagógica voluntad de mostrar que las penalidades fueron dirigidas contra el país, cuando en realidad se trata de sanciones individuales contra determinados personeros, con nombres y apellidos. Solamente hará referencia a la reacción política y destemplada del TSJ cuando

[ … ] expresa su más enérgico rechazo ante las ilegales medidas coercitivas que han sido tomadas por los Gobiernos de la República de Panamá y de la Confederación Suiza [ … ] grotescas medidas violan los extremos del ámbito internacional.

En cualquier caso, el que el TSJ considere que, con estas medidas, las autoridades de Panamá y de la Confederación Suiza demuestran a la Comunidad Internacional el descaro de su subordinación a Estados Unidos y los convierten en cómplices de una potencia guerrerista que busca aniquilar la democracia venezolana y a sus instituciones, no pasa de ser un sofisma porque, como se ha visto supra, las medidas son personales, no contra Venezuela y, además, fueron tomadas por esos países de acuerdo a sus leyes.

Pero lo más grave, y demuestra la parcialidad de los integrantes del TSJ, es que, contrariamente a todas las voces del mundo que se han pronunciado sobre las pretendidas elecciones convocadas por la írrita Asamblea Nacional Constituyente, la cúspide del Poder Judicial anticipe su criterio acerca de esos comicios con esta tendenciosa frase:

En vísperas de un nuevo proceso electoral, libre, transparente y democrático, que tendrá lugar en Venezuela el 20 de mayo de 2018, el Gobierno suizo y el Gobierno panameño se han sumado a las condenables prácticas desestabilizadoras e intimidatorias auspiciadas por la administración estadounidense.

Deja un comentario