Reflexiones de Enero de 2018

Reportan los medios que  el Pew Research Center realizó una encuesta global con una pregunta específica: “¿La vida en su país hoy es mejor o peor a lo que era hace 50 años para gente como usted?”. Esa consulta fue planteada a casi 43.000 ciudadanos de 38 países de todo el mundo, aunque esta reflexión  se limitará a las naciones latinoamericanas, las cuales en su gran mayoría mostraron una opinión pesimista en relación a lo sucedido en su país en los últimos 50 años, quedando Venezuela al fondo de la tabla, como el país en el que más encuestados respondió que su país está peor.

México se ubicó apenas por detrás de Venezuela: un 68% de los encuestados dijeron que su país está peor y sólo 13% dijo estar mejor, y en el cuarto puesto entre los pesimistas quedó Argentina: 51% de los encuestados aseguró que su país está peor y apenas 23% dijo que está mejor.

Perú y Brasil son los otros países latinoamericanos que integran el lado de la tabla en la que predominó la percepción negativa sobre la evolución del último medio siglo. El 46% de los peruanos dijo estar peor (el 29%, mejor), al igual que el 49% de los brasileños, pero con sólo una diferencia menor, de 14 puntos, sobre el 35% que dijo que su país ha mejorado.

En la parte alta del ranking, es decir, entre quienes manifestaron una visión “optimista”, el único de la región fue Chile: el 38% dijo que hoy en día está peor, mientras que el 46% aseguró estar mejor.

El mapa de la peligrosidad en el mundo, es realizado por el periodista Luis Cano a partir de las recomendaciones de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores español; y en él se ubica a Venezuela en el rango de máximo peligro, es decir, nivel rojo en el mapa, donde comparte con Haití (en el continente americano), ciertos países africanos (Egipto, Níger, Chad, entre otros), y los asiáticos Arabia Saudí, Corea del Norte y Pakistán.

Entre tanto, en Venezuela se niega a capa y espada que exista violencia y menos inestabilidad, en medio de una agobiante crisis económica y hospitalaria, la cual se debe, según los voceros oficialistas, a una imaginaria guerra económica dizque dirigida por los poderes imperiales mientras que, como arrojó el estudio del Pew Research Center, la mayoría de la población considera que vive peor.

Carlos J. Sarmiento Sosa

Deja un comentario